Jueves, 25 de Febrero de 2010

Nubarrones y buitres sobre la parrilla

Siete escuderías, más de la mitad de las inscritas en el Mundial de F1, tienen problemas económicos

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·25/02/2010 - 08:00h

EFE - Di Grassi, de Virgin, durante un lluviosa sesión de entrenamientos en Jerez.

Dos escuderías de la clase media, Renault y Sauber, lucen sus respectivos bólidos, amarillo y blanco, desnudos de publicidad; Force India se guarece a duras penas bajo el paraguas de las empresas de su propietario, el multimillonario indio Vijay Mallya; Virgin Racing y Lotus, dos de los nuevos equipos en la parrilla 2010, sudan sangre para fabricar a tiempo las imprescindibles piezas de recambios que requieren sus bisoños bólidos; y a Campos Meta y USF1, los otros dos novatos del curso, ni se les ha visto el pelo ni se les espera en el circuito de Montmeló, desde hoy hasta el domingo, última y decisiva cita de pretemporada antes del GP de Bahrein del 14 de marzo, la carrera que abre el Mundial.

Ferrari culpa de la situación a Ecclestone y Mosley

La pretendida reducción de costes propugnada por el polémico Max Mosley, ex presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), ha terminado por partir en dos la F1. Se evitó la organización de un Mundial alternativo con el que amenazaron las escuderías más poderosas, pero son precisamente estas las únicas que afrontan con garantías el nuevo campeonato. La grieta de poderío económico que la FIA aseguraba querer tapar se ha agrandado como nunca. Ferrari, McLaren, Mercedes y Red Bull se repartirán el pastel de triunfos y honores. Los demás, salvo improbables y puntuales sorpresas, ni siquiera tendrán migajas que llevarse a la boca.

La situación es tan lacerante que Ferrari, en un inédito arranque de orgullo, ha publicado en su página de Internet un comunicado en el que atiza por igual a la FIA y a varios de los nuevos equipos. La escudería italiana, única presente en los 60 años de historia que cumple la F1, clama contra Mosley: "Este es el legado de la guerra santa emprendida por el ex presidente de la FIA. El objetivo en cuestión era permitir que los equipos más pequeños entraran en la F1.

Los serbios de Stefan GP esperan heredar el puesto de Campos o USF1

Este es el resultado: dos equipos cojearán en el inicio del campeonato (Virgin y Lotus), un tercero está siendo empujado al ring por una mano invisible (Campos) y sobre el cuarto (USF1), sería mejor llamar a personas desaparecidas para localizarlo. Mientras tanto, se han perdido dos constructores en el camino, BMW y Toyota, y de Renault ya no queda mucho más que el nombre. ¿Ha merecido la pena?".

Ferrari también arremete contra Bernie Ecclestone, presidente de la F1, al que llama "caballero blanco". Le acusa de poner dinero para salvar a Campos Meta y de alentar la entrada de un nuevo equipo, Stefan GP, propiedad del empresario serbio Zoran Stefanovic. Ayer, Stefanovic, que se ha instalado en la antigua fábrica de Toyota en Alemania, emitió un comunicado en el que muestra su esperanza de estar en la parrilla de Bahrein sustituyendo a Campos o a USF1. Son, según Ferrari, "los buitres serbios que recogieron los huesos de Toyota en su lecho de muerte y revolotean a la espera de sustituir al primero en abandonar".