Miércoles, 24 de Febrero de 2010

Garzón pide a Chile investigar el entorno de Pinochet

El juez envía dos exhortos para que se indague sobre un presunto delito de blanqueo de capitales

PÚBLICO.ES/EFE ·24/02/2010 - 20:04h

ÁNGEL NAVARRETE - El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

La persecución de Garzón al entorno de Pinochet no cesa. El juez de la Audiencia Nacional buscará indagar a los familiares del dictador y a sus colaboradores por presunto blanqueo de dinero, según han informado fuentes judiciales. 

En concreto, la Corte Suprema de Chile estudiará dos exhortos enviados por el juez en los que pide que se notifique e interrogue a la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, por una querella por blanqueo de capitales presentada por la Fundación Salvador Allende.

Una querella que también va dirigida al presidente del Banco de Chile, Pablo Granifo, al ex gerente en Nueva York de dicho banco, Hernán Donoso, y al ex albacea de Pinochet, Óscar Aitken. Para ellos también pide que sean interrogados y que paguen una fianza de más de 77 millones de dólares en un plazo de diez días. De no hacerlo, Garzón pide que les sean embargados sus bienes y se les bloqueen sus cuentas por la cantidad mencionada más un tercio de la misma. 

El juez quiere que sean interrogados en presencia de un representante de la parte querellante, "si la legislación chilena lo permite". La II Sala Penal de la Corte Suprema será la que decida si acoge o no los exhortos de Garzón, tras estudiar un informe de la fiscal Mónica Maldonado, cuyas conclusiones no son vinculantes, sólo recomendativas. De aceptarse, las diligencias pasarían al juez Manuel Antonio Valderrama, encargado del juicio sobre la fortuna de Pinochet.

Esta acción judicial se deriva de cuentas secretas que el dictador tenía en el Riggs Bank de Estados Unidos y en otros bancos extranjeros. En 2007, la Fundación Salvador Allende pidió la persecución penal de quienes colaboraron en la ocultación de los supuestos fondos ilícitos, después de que el banco norteamericano reconociera haber ocultado 9 millones de dólares y aceptara pagar esa suma a la Fundación. 

La investigación chilena confirmó que Pinochet acumuló algo más de 26 millones de dólares en esas cuentas, 20 de los cuales no estaban legalmente justificados. Por ello, el dictador estaba procesado por fraude fiscal y por uso de pasaportes falsos, además de por malversación de fondos públicos.

La abogada Carmen Hertz, querellante contra Pinochet en Chile, dijo a radio Cooperativa que espera que "en el marco de la legislación internacional", los exhortos de Garzón sean tramitados "como corresponde".

Mientras, la familia y los abogados de Pinochet han guardado silencio. Por su parte, el diputado derechista Iván Moreira calificó de "persecución política contra una mujer de 87 años" la gestión de Garzón, "que lo único que busca es protagonismo, ya que en su país cada día está más desprestigiado".