Miércoles, 24 de Febrero de 2010

Llamamientos para un acuerdo vinculante la primera reunión tras Copenhague

EFE ·24/02/2010 - 10:59h

EFE - El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono (d), acompañado por el director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), el alemán Achim Steiner, inaugura la XI Sesión de Gobierno Extraordinaria dentro del UNEP en Bali (Indonesia) hoy, miércoles, 24 de febrero de 2010.

La primera cita internacional tras la cumbre de Copenhague arrancó hoy con la participación de 130 países y llamamientos para alcanzar un acuerdo global y vinculante en la lucha contra el cambio climático.

La apertura del undécimo Foro Ministerial Global sobre Medio Ambiente, que se prolongará hasta el viernes en la isla indonesia de Bali, sirvió de plataforma para que importantes personalidades internacionales abogasen por un pacto liderado por Naciones Unidas.

"La Unión Europea (UE) quiere trabajar a favor de un instrumento global y legalmente vinculante con que luchar contra el cambio climático", aseguró la secretaria de Estado de Medio Ambiente de España, Teresa Ribera, en representación de Los 27.

Ribera solicitó en su discurso de la sesión inaugural del congreso que ese consenso global se trabe en torno al "multilateralismo eficaz" de la ONU.

La secretaria de Estado de Medio Ambiente insistió en este punto en declaraciones posteriores a Efe, al decir que el acuerdo "debe llevarse a cabo en el marco de la ONU" y aseguró que el organismo multilateral cuenta con los instrumentos necesarios para lograrlo.

A su juicio, Naciones Unidas ha sido sometida a una fuerte campaña de descrédito desde que el Acuerdo de Copenhague, de carácter voluntario y sin cifras concretas, se adoptó en diciembre sin emplear los cauces habituales de la ONU.

"Esto debe ser un recordatorio para aquellos tentados de desacreditar a Naciones Unidas. No podemos permitírnoslo", agregó Ribera.

La secretaria de Estado precisó que es necesario estudiar "si las estructuras internacionales son eficaces" para combatir el cambio climático, pero apostó por una "estructura global reforzada con base en el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, sigla en inglés)".

En este sentido se posicionaron el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, entre otros participantes en la jornada inaugural.

Ban instó a los países industrializados y a las naciones emergentes a ser más ambiciosas y sentarse a negociar un "acuerdo vinculante" útil contra el calentamiento global y sus consecuencias.

Por su parte, el mandatario indonesio se mostró "preocupado" por la proliferación de pactos parciales y no vinculantes y abogó por "aumentar las competencias del UNEP" y "dotarle de mayor autoridad".

Estos mensajes apuntaban, aunque no se les citó explícitamente en ningún momento, a los dos mayores emisores de gases contaminantes.

China y Estados Unidos, los dos principales emisores de dióxido de carbono (CO2), principal gas causante de la subida de las temperaturas, son los más reacios a suscribir un acuerdo vinculante y los que forjaron con un puñado de naciones más y a puerta cerrada el Acuerdo de Copenhague.

La mayoría de los asistentes al Foro Ministerial Global sobre Medio Ambiente calificó de positivo, aunque insuficiente, la cumbre de diciembre.

"Copenhague ha sido un claro paso adelante, a pesar de que hubo mucha tensión y de que fue un acuerdo muy complicado", argumentó Ribera.

El secretario general de la ONU lo tildó por su parte de "paso significativo" y señaló que el Protocolo de Montreal (2007), alcanzado para reducir el agujero de la capa de ozono se puede tomar como ejemplo de un pacto global con "responsabilidades diferenciadas".

Aunque la agenda oficial en Bali trata de la gestión de residuos, conservación de la biodiversidad, políticas medioambientales y promoción de la "economía verde", entre otros temas, la lucha contra el cambio climático y la próxima conferencia que se celebrará en México a finales de año acaparan los debates entre bastidores.

La ministra de Medio Ambiente de España, Elena Espinosa, y su homólogo mexicano, Rafael Elvira Quesada, se sumarán mañana a la reunión.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad