Miércoles, 24 de Febrero de 2010

No ganan medallas pero disfrutan de su momento en la nieve

Reuters ·24/02/2010 - 07:51h

El esquiador alpino de Marruecos Samir Azzimani se puso de pie en la nieve al final del eslalon gigante del martes en los Juegos Olímpicos de Vancouver e hizo un balance de dónde estaba y de lo que había hecho.

"Estoy muy orgulloso de estar aquí para representar a Marruecos", dijo a Reuters.

"Se puede ver que sin dinero se puede lograr un sueño. No dejen que nadie robe sus sueños", agregó.

Azzimani había terminado en el puesto 74, justo detrás del senegalés Leyti Seck y un lugar por delante del chino Li Lei.

A su alrededor, los aficionados ondeaban una gran variedad de banderas, mientras los deportistas de países normalmente no relacionados con el esquí celebraron su extraordinario viaje.

El paquistaní Muhammad Abbas fue el primer deportista de su país en unos Juegos de invierno. Abbas, que aprendió a esquiar con tablones de madera envueltos en nylon, terminó a más de 42 segundos del ganador, pero por delante de un esquiador de San Marino y del indio Jamyang Namgial.

Por su parte, el peruano Manfred Oettl Reyes, de 16 años, terminó en el lugar 67, dos puestos por delante de Dow Travers, de la debutante nación de Islas Caimán.

"Todo el mundo ha sido muy amable aquí", dijo Travers.

"No es nada comparado con 'Elegidos para el triunfo' (basada en el equipo de bobsleigh de Jamaica), película en la que todos estaban en contra de todos", agregó.

Si se entregasen medallas de oro por la actuación después de la carrera, el mexicano Hubertus von Hohenlohe, de 51 años, se habría llevado una con la tranquilidad y desenvoltura de un hombre de la mitad de su edad.

Los medios aún querían hablar con él mucho después de que los suizos se hubieran ido para celebrar su victoria y los austriacos hubiesen terminado de lamentar su fracaso, y él accedía.

Contó anécdotas sobre el tiempo en que trabajó como modelo para Andy Warhol en Nueva York, sobre su carrera en la música pop y acerca de un trabajo reciente como fotógrafo de Playboy para crear un calendario con profesoras de esquí desnudas.

El esquiador senegalés Lamine Gueye pasó junto a él y gritó "Hey, México (...) Fuimos los primeros, ahora tú y Marruecos aquí, quizá tenemos a Ghana en el eslalon -de eso se tratan las Olimpiadas, de compartir con otros países".