Miércoles, 24 de Febrero de 2010

El PP pide que se intervenga las cajas que necesiten ayudas

Montoro reclama al Banco de España que "deje de marear la perdiz" y que imponga el ajuste del sistema financiero

VIRGINIA ZAFRA ·24/02/2010 - 00:30h

e. p. - Montoro acusó al Banco de España de lentitud en la reestructuración financiera.

El PP intentó ayer arremeter contra el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y acabó dando la bofetada en la cara de las cajas de ahorros. El portavoz de Economía, Cristóbal Montoro, exigió al gobernador que deje de interesarse por la reforma laboral o el déficit y se centre en acometer "cuanto antes" la reestructuración del sistema financiero español, que "va a paso de caracol", dijo. Pero en su ataque acabó llevándose por medio al sector de cajas, al reclamar al Banco de España que "deje de marear la perdiz" e intervenga aquellas que necesiten apoyo público. Montoro se mostró convencido de que las operaciones que se han planteado con ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) no serán viables ni a dos ni a tres años, porque son demasiado caras. "Dudo de la calidad de las operaciones que acuden al FROB", afirmó Montoro de forma tajante.

El PP prefiere la vía dura, es decir, que se den ayudas sólo después de intervenir la caja en dificultades. Sólo con esta fórmula de saneamiento, dijo Montoro, se conseguirá que se haga la reestructuración y vuelva el crédito.

Montoro: "Dudo de la calidad de las operaciones que acuden al FROB"

Autonomías del PP

Lo curioso de estas exigencias es que el Banco de España ha intentado ser rápido en la reestructuración de algunas cajas y no ha podido porque se ha topado con la oposición de gobiernos regionales del PP. Es el caso de la Xunta de Galicia, que incluso cambió la ley autonómica de cajas para evitar que se efectuara la fusión de Caixa Galicia, Caja Madrid y la CAM que Ordóñez promueve.

La situación ha llegado a tal punto de enconamiento que el Gobierno central recurrió ante el Tribunal Constitucional la ley gallega y actualmente ambos ejecutivos están en negociaciones para reformar el texto. Ayer se reunieron por tercera vez y todavía no hay un acuerdo definitivo, según Efe.

Quintás: "Cuando se modifique la ley habrá una segunda oleada de fusiones"

Montoro reclamó ayer también cambios en la legislación de las cajas, especialmente en las cuotas participativas (similares a las acciones), para las que pidió derechos políticos.

De forma similar se pronunció el presidente de la patronal del sector, Juan Ramón Quintás, quien dijo que mientras no se modifique la Legislación General de las Cajas (la Lorca) no habrá un verdadero ajuste. "Ahora va a haber una reestructuración moderada y cuando se modifique la ley, habrá una segunda oleada de fusiones", dijo Quintás, que añadió: "Si no se hace, habremos presenciado un costosísimo viaje a ninguna parte".

El representante de las cajas coincidió con Montoro en criticar el diseño del FROB ("el elevado coste podría hacer inviable una fusión") e, incluso, la actuación del Banco de España, que a su juicio está prohibiendo sin sentido que las cajas con problemas puntuales puedan recibir ayudas sin la obligación de fusionarse.

El representante de los bancos, Miguel Martín, reclamó que no se usen las fusiones para dividir en 17 partes el sistema financiero español y pidió que se aprueben en España otras fórmulas de ajuste (como las intervenciones preventivas de Reino Unido) porque el FROB no es suficiente.

Fernández Ordóñez habló antes que todos ellos, por lo que no pudo responder a las críticas. En su intervención reclamó más velocidad en la reestructuración, tanto a las cajas como a los gobiernos regionales. Y al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero le reclamó una reforma de la normativa de cajas para que puedan captar más capital.