Miércoles, 24 de Febrero de 2010

El encerador de María José Rienda

Un italiano cuida de los siete pares de esquís que se lleva la española

PACO GRANDE ·24/02/2010 - 08:00h

PACO GRANDE -

Un entrenador, un fisioterapeuta y un service-man (especialista que repara y encera los esquís), las tres patas que acompañan a todo gran esquiador. Y María José Rienda, que hoy participa en el último gigante olímpico de su carrera, lo es. Su equipo técnico, el que ha compartido con ella la dureza de los últimos años, lo componen dos profesionales de Bardonecchia, una pequeña localidad italiana a 90 kilómetros de Turín, una suiza. También un preparador físico español, pero no viaja siempre con ella.

Valter Ronconi era el skiman de la granadina en los juegos de Turín. Después, en abril de 2008, tras la ruptura con Mauro Pini, tomó el relevo y comenzó a ser su entrenador. Para el italiano este periodo tampoco ha sido fácil. Rienda ha superado dos graves lesiones en cada una de las rodillas, primero una triada en la derecha y, luego, la rotura del cruzado anterior en la izquierda.

Pero hay otro hombre que trabaja en la sombra fundamental para Rienda, Luca Amistadi, su encerador. "Llevo cinco años encerando, dos de ellos con María José, y más de 29 esquiando", dice el italiano en el pequeño recinto de encerado en el que se encierra cada tarde, tras los entrenamientos. Allí repara y cuida con mimo cada uno de los siete pares de esquís que Rienda se ha llevado a Vancouver. Un encerado acertado es decisivo. La granadina usa tres pares para entrenarse, tres para competir y uno más, el modelo de 2011, para ir probando.

Amistadi se encierra en la sala de encerado y repara los esquís para el día siguiente. "Tardo cuatro horas diarias", aclara. Cuida y afila los cantos de las tablas con mimo. Limpia las suelas, calienta la plancha al punto exacto y distribuye la cera de manera uniforme por ellas. Culmina la tarea pasando una rasqueta. Los service-men toman nota de la temperatura y de la humedad de la nieve para decidir qué cera pone. "Me comunico con Valter por radio y decidimos pequeños cambios en función del estado de la nieve".

Amistadi fue esquiador y conoce la importancia del encerado. Uno de esos pares será el que llevará Rienda hoy en su despedida de los Juegos. "La decisión no se toma hasta la noche anterior,en función de cómo fueron nlos entrenamientos y el estado de la nieve".