Martes, 23 de Febrero de 2010

Marlango ofrece "un sitio para desconectar de la realidad" en su nuevo disco

EFE ·23/02/2010 - 18:53h

EFE - Leonor Watling, cantante del grupo Marlango, durante una actuación .EFE/Archivo

El grupo Marlango abandona la oscuridad y abraza la luz y el optimismo en su cuarto disco de estudio, "Life in the treehouse", un trabajo en el que la formación liderada por Leonor Watling ofrece "un sitio para desconectar de la realidad y ver las cosas con cierta distancia".

"Representa lo que queremos ser de mayores: tener una casa en un árbol, ver la vida desde otro lado y tener tiempo para poder jugar", explica Watling, en una entrevista con Efe, sobre un álbum que el pianista Alejandro Pelayo define como "la nueva polaroid del grupo".

"Este disco contiene el resumen de una parte de nuestra vida, tanto a nivel musical como personal; funciona como un diario de las cosas que nos han pasado y de las cosas que nos gustaría que nos pasaran", detalla el músico.

La apertura hacia composiciones más amables es la nota que define "Life in the treehouse", un álbum en el que Marlango plasma "el camino recorrido desde la melancolía hacia la alegría", según apunta Pelayo. "Lo más importante es lo que opine el oyente", remata Watling, exitosa actriz en películas como "Hable con ella".

Tras seis años de carrera, el conjunto madrileña ha sabido pulir su sonido hasta alcanzar "Life in the treehouse" (Universal), un compendio de once canciones que Pelayo define como "más sencillas y limpias desde el punto de vista estructural y armónico".

Esa búsqueda de melodías "más redondas" ha supuesto "un reto" para los componentes del grupo. "El silencio es tan importante como un bajo, un piano o una guitarra, y se agradece que las canciones tengan el espacio necesario para respirar", resume Alejandro Pelayo.

Llegada a su cuarta entrega, la formación destila "mayor ligereza en los temas respecto a los discos anteriores", tal y como describe el trompetista Oscar Ybarra. "Hay más comodidad, porque te conoces, pero también te vuelves más exigente, porque no puedes repetirte", le secunda Leonor Watling.

"The long fall", "Thank someone tonight", "Play boy play" o "White noise" son algunas de las piezas registradas en un álbum que cuenta con la colaboración de varios artistas, entre ellos Rufus Wainwright, Jorge Drexler o el dúo Pereza.

"Tenemos la suerte de poder presumir del talento y la generosidad de nuestros amigos, que se acercan a la música desde el mismo prisma que nosotros: darle a la canción lo que la canción necesita", proclama Pelayo.

Entre esas melodías se encuentra "The answer", un tema que, en palabras de Leonor Watling, reflexiona sobre "las sensaciones que produce ver a un bebé". "Ni siquiera te haces preguntas, porque todas las respuestas están encerradas ahí, en el cuerpo de ese ser humano chiquitito", añade la artista.

La reciente maternidad de Watling y la no menos flamante paternidad de Alejandro Pelayo se recrean en "Let the sky fall", una suerte de nana. "La cerilla de una canción se enciende por emociones que no entiendes, y nuestra forma de resolverlo es a través de un instrumento", expone el segundo.

Lejos de despreciar la etiqueta de "el grupo de Leonor Watling", la actitud de Marlango desprende conformidad con esa denominación: "Para bien o para mal, somos el grupo de Leonor, y si no nos lo dijeran lo diríamos nosotros", asevera Pelayo.

Desde que el trío arrancó su actividad en 2004, sus miembros han repetido como un mantra que su "objetivo" no es "vender discos", sino "publicarlos". "Si nos preocuparan las ventas sería un sinvivir, porque ahora no vende nadie", aclara Watling entre risas.

Marlango ya prepara la gira de presentación de "Life in the treehouse", que arranca el próximo 6 de marzo en Guadalajara. "Nos encantaría ir a Alemania o Japón", confiesa su afamada vocalista.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad