Martes, 23 de Febrero de 2010

El gobernador del Banco de España pide una reforma laboral

Reuters ·23/02/2010 - 16:45h

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo el martes que una reforma laboral es imprescindible para el crecimiento del PIB y la salud del sistema financiero y pidió a las Comunidades Autónomas que no dificulten los procesos de integración de cajas.

"Si España no acomete una reforma laboral ambiciosa, la economía entrará en un período duro y complicado", dijo el gobernador durante unas jornadas financieras organizadas por la consultora KPMG y el diario Expansión.

La economía española atenuó su contracción a finales de 2009, pero continuó técnicamente en recesión al bajar un 0,1 por ciento en el último trimestre de 2009.

En términos interanuales, la contracción fue del 3,1 por ciento en el cuarto trimestre. Por agregación temporal de los cuatro trimestres, el PIB cayó el año pasado un 3,6 por ciento.

Fernández Ordóñez aplaudió la reciente adopción de medidas de contención de gastos anunciada por el Gobierno, dijo que las reformas a emprender eran vitales para la economía, particularmente para el sector financiero, y que la reforma laboral incrementaría la competitividad de la economía española.

"La adopción efectiva de estas reformas es crucial para la economía en general, pero lo es particularmente para el sistema financiero", dijo.

Incluso, fue más allá al afirmar que, si no se adoptasen las medidas necesarias para reactivar el crecimiento del empleo "en un plazo de tiempo razonable, la morosidad continuará incrementándose y habrá más entidades financieras con dificultades para proveer la financiación necesaria para la reactivación económica".

Fernández Ordóñez reconoció que los indicadores recientes muestran que lo peor en términos de contracción económica parece haber pasado, aunque admitió que es difícil aventurar cuándo la economía española estará lista para encarar una senda de crecimiento robusta.

REFORMAS PARA LAS CAJAS

Por otra parte, Fernández Ordóñez animó a las autoridades a emprender reformas financieras para que las cajas puedan captar recursos propios.

"La Administración podría culminar el importante conjunto de reformas financieras acometidas hasta la fecha con alguna otra relativa a las cajas de ahorros, en particular para darles la posibilidad de captar recursos propios de calidad que les permitan crecer".

En este sentido, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, aprovechó el martes el foro para pedir de nuevo un cambio del régimen de las cuotas participativas que permita a las entidades reforzar sus balances en un momento en que las fuertes provisiones consumen los recursos de las cajas.

Las cuotas participativas, que establecen un límite del 5 por ciento para eventuales compradores, son instrumentos de capital que tienen derechos económicos pero no políticos.

Aunque recientemente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que ni el Ejecutivo ni el Banco de España estaban presionando para fusiones de cajas, el gobernador del banco central insistió en la necesidad de agilizar los procesos para sanear el sistema.

"Es evidente que algunos de esos procesos se están demorando más de lo que sería deseable. Por ello debo reiterar la llamada a la responsabilidad de las entidades que más se han retrasado en este proceso", dijo.

Actualmente hay en marcha siete procesos de fusión que afectarían a unas cuarenta cajas de ahorros. A finales de enero el Gobierno español recibió el visto bueno de la Comisión Europea al denominado Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

La creación del FROB pretende facilitar un proceso de concentración considerado por muchos vital para el saneamiento de las entidades financieras en España, particularmente en el sector de las cajas.

Fernández Ordóñez advirtió a "algunas comunidades autónomas para que no retrasen o dificulten procesos que pueden fortalecer las entidades que operan en sus regiones".

Uno de los principales obstáculos para avanzar en el proceso de fusiones entre cajas de distintas comunidades autónomas es el poder de veto que tienen los gobiernos regionales.

El gobernador dejó claro que el banco central tomará la decisión de intervenir, si es necesario, en entidades con dificultades.

"Hasta ahora, esta decisión excepcional de intervenir y sustituir a los administradores sólo ha sido imprescindible en un caso, anterior a la aprobación del FROB. Si en algún momento fuera necesario adoptar esta decisión en alguna otra entidad, tengan por seguro que el Banco de España, gracias a la creación del FROB, podrá actuar con la mayor diligencia", señaló.

En un intento por facilitar las fusiones en las cajas que permitan salvar los obstáculos políticos, Quintás volvió a pedir el martes una regulación jurídica de los sistemas institucionales de protección (SIP), que aseguran la permanencia de las entidades en sus territorios.