Martes, 23 de Febrero de 2010

Los franceses adictos a la adrenalina buscan emociones de diseño

Reuters ·23/02/2010 - 08:52h

Los amantes de los estímulos en Francia, cansados de los habituales deportes de contacto, se están volcando hacia un nuevo y extraño servicio para obtener su dosis de adrenalina: secuestros preparados.

Por 900 euros, los clientes de "Ultime Realité", una compañía del este de Francia, pueden comprar un paquete básico de rapto en el que les atan, amordazan, agrupan y mantienen prisioneros durante cuatro horas.

También pueden optar por un drama psicológico diseñado y más elaborado, que incluye un escape o por ejemplo, una persecución en helicóptero.

"Básicamente, cualquier cosa es posible. Identifico lo que el cliente quiere y luego trato de llevarlo a cabo", dijo Georges Cexus, de 28 años, quien estableció la empresa a mediados de enero.

Una vez que se ha establecido la situación, los clientes firman un contrato y un documento de renuncia de responsabilidades, pero no tienen idea de cuándo los secuestradores darán el golpe para aumentar la sorpresa.

Cexus señaló que el tiempo máximo de encarcelamiento son 11 horas.

Tras unas pocas semanas en el negocio "Ultime Realité" sostiene que recibe dos peticiones diarias, en mayor parte de directivos que buscan una alternativa extrema al salto desde altura o al paracaidismo. Otros esperan afrontar fobias, como un posible cliente que dijo que quiere ser enterrado vivo.

Para aquellos que buscan la máxima pesadilla, la compañía espera ir más allá y estudia opciones como pasar la noche en un depósito de cadáveres o asistir a su propio funeral.

Un portavoz de la policía francesa señaló que no poseen objeciones legales contra el servicio, pero que la compañía debería advertir de antemano a las autoridades locales por si reciben llamadas de emergencia.

"En cuanto a la policía y al código penal no hay motivo para que nosotros prohibamos el servicio, si la víctima da permiso significa que no hay delito", señaló el portavoz.