Martes, 23 de Febrero de 2010

Ecuador y Colombia ratifican su compromiso de normalizar las relaciones

EFE ·23/02/2010 - 04:56h

EFE - El presidente de Ecuador, Rafael Correa, choca su mano con su homólogo de Colombia Álvaro Uribe, durante una reunión privada de ambos mandatarios en el marco de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe en Playa El Carmen (México).

Ecuador y Colombia ratificaron ayer, en el marco de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, su compromiso de normalizar las relaciones rotas tras el bombardeo en marzo de 2008 con una hoja de ruta que conduzca a ambos países en esa dirección "sin cronogramas ni fechas".

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que ambos países dieron un "paso decisivo" hacia la normalización de unas relaciones, a las que, según dicen en el Gobierno ecuatoriano, sólo les falta el restablecimiento en su más alto nivel: el de la vuelta de los embajadores.

La reunión "ha cumplido con las espectativas, es un paso decisivo para la normalización de las relaciones y expresar nuevamente ahora sí, frente a frente, la voluntad de normalizar relaciones, pero no sin beneficio de inventario", dijo Correa a periodistas tras las reunión que tuvo lugar aprovechando la presencia de ambos mandatarios en México.

El encuentro de Uribe y Correa ha sido además el primero bilateral que han realizado desde el incidente del 1 de marzo, cuando fuerzas colombianas atacaron un campo de la guerrilla de las FARC instalado en la selva ecuatoriana en un sitio conocido como Angostura.

El presidente ecuatoriano manifestó que "sin jamás olvidar el pasado para no repetirlo, pero viendo hacia el futuro", ambos gobernantes ratificaron la voluntad de normalizar "lo más pronto posible las relaciones".

"No hay fecha, no hay cronograma, pero sí hay una hoja de ruta y requisitos y requirimientos por parte básicamente de Ecuador, a los cuales ha accedido el gobierno colombiano", dijo el mandatario ecuatoriano.

Esas exigencias comprenden, explicó el gobernante, la entrega de información de los pormenores del bombardeo "para eliminar cualquier suspicacia de intervención de un tercer país", en referencia a Estados Unidos y la utilización de bombas de fabricación de ese país.

Agregó que entre las exigencias también se encuentra la recepción de los discos duros de los ordenadores incautados por las fuerzas colombianas en el campamento de las FARC y que supuestamente vinculaban al gobierno de Correa con el grupo insurgente.

"Fue algo extremadamente grave", indicó Correa, al subrayar que la normalización de las relaciones se deben dar en un marco de justicia, de dignidad, y de transparencia.

Correa explicó que hay una comisión para tratar este tipo de temas "sensibles" que contará con el apoyo del Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA).

En ese bombardeo murieron al menos 26 personas, entre ellas el portavoz internacional de las FARC y entonces número dos del grupo guerrillero, alias "Raúl Reyes", y cuatro estudiantes universitarios de México.

Correa anunció que se reunirá en tierras aztecas con los familiares de los mexicanos muertos en el bombardeo y el padre de Lucía Morett, única superviviente del ataque.

Por su parte, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, indicó en unas breves palabras a periodistas que fue "un buen espíritu el de la reunión con el presidente Correa".

"En lo fundamental, los presidentes reiteraron la voluntad de avanzar en los mecanismos que permitan normalizar las relaciones, sabiendo que hay una hoja de ruta establecida por la voluntad de los dos presidentes y acordada entre los dos cancilleres", dijo el ministro de Exteriores colombiano Jaime Bermúdez a periodistas.

El canciller agrego que "hay una comisión de asuntos sensibles, donde se tratan los temas de interés y las preocupaciones de lado y lado" y "se acordó convocar lo antes posible esta comisión".

Bermúdez calificó a la comisión de "mecanismo idóneo para tratar estos temas" y poder seguir avanzando en la normalización de las relaciones "cuando a bien lo tengan los presidentes".

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, consideró "positivo" que los presidentes ecuatoriano y colombiano "vuelvan a retomar el diálogo y vuelvan a normalizarse las relaciones políticas, económicas" entre los dos países.

"Con todas las diferencias que podamos tener, pero la transparencia, el respeto, la confianza, es necesario restituirla", dijo a periodistas.

Ecuador rompió relaciones con Ecuador el día 3 de marzo, pero ambos países empezaron el restablecimiento del proceso de normalización de los vínculos en septiembre de 2009 en Nueva York con una hoja de ruta y en noviembre pasado ambos países designaron encargados de negocios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad