Lunes, 22 de Febrero de 2010

Portaaviones italiano sirve como hospital para bebés de Haití

Reuters ·22/02/2010 - 22:39h

Por Jo Winterbottom

El nuevo portaaviones de Italia tiene una bebé a bordo, y espera recibir a otros 50 niños para cirugía la próxima semana mientras utiliza sus instalaciones hospitalarias de última tecnología para ayudar a los sobrevivientes del terremoto de Haití.

El Cavour llegó a Puerto Príncipe el 31 de enero y ha establecido hospitales en tierra firme además de ofrecer escáneres, laboratorios e instalaciones quirúrgicas a bordo, dijo a Reuters el capitán Gianluigi Reversi el lunes en una entrevista telefónica.

"Tenemos una niña de tres meses con su madre a bordo, quien tiene un problema en su pierna", dijo Reversi. "Se puede escuchar llorar a la bebé por las noches cuando está hambrienta. Es muy extraño para un buque militar", agregó el capitán.

A inicios de la próxima semana, el Cavour abrirá sus puertas a niños con deformidades faciales como parte de la Operación Sonrisa (www.operationsmile.org). Los médicos utilizarán sus salas quirúrgicas para operar a más de 50 o más niños en dos semanas, dijo Reversi.

"Es una parte muy importante de nuestra misión", agregó. El Cavour trabaja junto al Comfort, un buque hospital de Estados Unidos.

Un gran terremoto demolió gran parte de la capital Puerto Príncipe el 12 de enero. La cifra de muertos podría alcanzar los 300.000, dijo el presidente haitiano, Rene Preval.

El Cavour, el portaaviones más nuevo de Italia, llevó 200 soldados y su propia tripulación de 540 personas a Haití.

La embarcación ha utilizado su cámara hiperbárica, una cámara presurizada utilizada habitualmente por buzos, para tratar a personas con heridas infectadas debido a las condiciones polvorientas y sucias de tierra firme.

Respirar oxígeno en condiciones presurizadas estimula el flujo sanguíneo y el crecimiento de tejidos para la curación.

"Hemos salvado muchas piernas y brazos de la amputación con este tratamiento", dijo Reversi, agregando que hasta ese momento unas 30 personas habían utilizado la cámara hiperbárica, la única en la zona.