Lunes, 22 de Febrero de 2010

Obama propone un plan para revivir la reforma sanitaria

Reuters ·22/02/2010 - 21:19h

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo el lunes un intento desesperado por revivir su estancada reforma sanitaria al proponer un plan para hacer más accesible la cobertura de seguros e impulsar la autoridad federal para regular las elevadas primas.

Obama defenderá el jueves su propuesta en una cumbre bipartidista de salud en la Casa Blanca, en un esfuerzo por romper un estancamiento en el Congreso estadounidense y reunir apoyo para una reforma que endurecería la regulación de las aseguradoras y ampliaría la cobertura a decenas de millones de estadounidenses.

"Vemos esto como la oferta inicial para la reunión de salud", dijo Dan Pfeiffer, director de comunicaciones de la Casa Blanca. "Esperamos que esta medida haga avanzar al proceso", agregó.

Los republicanos dieron por muerto el proyecto de Obama incluso antes de nacer, condenando el plan del presidente demócrata como una versión refrita de los impopulares proyectos de ley aprobados el año pasado por el Senado y la Cámara de Representantes, controlados por los demócratas.

Además, reiteraron sus peticiones de que se suspendan estos planes y señalaron que la propuesta es una mala señal para la cumbre del jueves.

"La cumbre de esta semana claramente tiene todos los ingredientes de una información publicitaria demócrata para continuar en una vía partidista que depende de más acuerdos anónimos y trucos parlamentarios", afirmó el líder republicano de la Cámara, John Boehner.

La Casa Blanca señaló que el plan de Obama haría más fácil pasar por encima de los republicanos si fuera necesario y seguir adelante con el proyecto de ley a través de un proceso que requiere mayoría simple en el Senado de 100 miembros, en lugar de los 60 votos necesarios para despejar los obstáculos de procedimiento.

Pfeiffer dijo que no se ha tomado una decisión sobre si seguir ese camino para tener un proyecto de ley final en el Congreso, pero el presidente cree que "el pueblo estadounidense merece una votación clara sobre la reforma sanitaria".

"Nuestra propuesta está diseñada para darnos máxima flexibilidad para asegurar que podamos tener una votación clara si la oposición decide que necesita pasos extraordinarios como maniobra obstruccionista", agregó, refiriéndose a tácticas utilizadas dentro de los procedimientos para frustrar la legislación.

Los líderes demócratas llevan buscando vías para avanzar con la reforma desde el mes pasado, cuando perdieron el crucial voto número 60 en una votación especial del Senado en Massachusetts.

Los proyectos de ley discutidos por la Cámara de Representantes y el Senado deben fusionarse para convertirse en uno solo para su aprobación antes de que Obama pueda promulgarlo.