Martes, 23 de Febrero de 2010

Golpe a la hormona de crecimiento

Por primera vez en la historia se detecta la sustancia indetectable

IGNACIO ROMO ·23/02/2010 - 20:00h

. - Terry Newton.

Era la gran asignatura pendiente de la lucha contra el dopaje. Un jugador inglés de rugby a 13, Terry Newton, ha pasado a la historia como el primer deportista al que se le consigue detectar un caso de dopaje por hormona de crecimiento (hGH), la hormona escurridiza, la estrella de las sustancias prohibidas pero indetectables.

Han pasado 12 años desde que la policía francesa intervino un importante cargamento de hGH en el coche de Willy Voet masajista del Festina durante el Tour maldito de 1998, cuando estalló uno de los mayores escándalos de dopaje en la ronda francesa. Sin embargo, los investigadores en análisis antidopaje chocaban siempre con la imposibilidad de detectar esta hormona. ¿Por qué? Porque desaparece en pocas horas y sólo se detecta en análisis de sangre. Sin embargo, un nuevo test impulsado por investigadores alemanes ha cambiado todo. Los tramposos tiemblan desde ayer.

Un control de sangre

La primera víctima de la hormona de crecimiento, anunciada ayer, dio positivo en un control de sangre fuera de competición efectuado el 24 de noviembre. Terry Newton aceptó la sanción, confesó su culpabilidad y pidió perdón.

La hGH lleva más de una década en la lista prohibida de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Se sospecha que ha sido utilizada para potenciar el crecimiento muscular (efecto anabolizante) y para acelerar la recuperación de los entrenamientos de forma artificial. Sin embargo, el desarrollo de un test para detectar su uso como sustancia dopante ha tardado décadas.

"Es un logro histórico y premia el trabajo hecho en colaboración con la AMA", declaró ayer en Londres David Cowan, investigador en métodología antidopaje del Kings College.

Albert Soler, presidente de la Comisión de Dopaje del CSD, declaró a Público que "la detección de esta hormona supone un paso adelante en la lucha contra el dopaje y una mala noticia para los tramposos".

Por su parte, David Howman, director general de la AMA, envió un mensaje claro: "Que no olviden que el reglamento ahora permite reanalizar muestras de sangre hasta ocho años después de un control de dopaje, siempre que haya nuevos tests disponibles". Así sucedió con la CERA-EPO, que desenmascaró a Ramzi, campeón olímpico de 1.500 metros en Pekín. Jordi Segura, el máximo experto español en lucha antidopaje, señaló que para detectar la hGH "son decisivos los controles fuera de competición: sólo disponemos de una ventana de 48 horas".