Lunes, 22 de Febrero de 2010

Muere una niña en una explosión en Beslán, según RIA

Reuters ·22/02/2010 - 20:35h

Una niña murió el lunes al explotar una granada que había encontrado en la localidad rusa de Beslán, el mismo lugar donde activistas chechenos realizaron un gran secuestro masivo en 2004, y dos policías murieron en una región cercana mientras la violencia continúa en el norte del Cáucaso, según indicaron agencias rusas de noticias.

La explosión que mató a una niña de ocho años también hirió a dos hermanos de siete y diez años, según indicó la agencia estatal de noticias RIA citando a Yulia Starchenko, portavoz de la división del Ministerio de Emergencias en Osetia del Norte.

La madre de los chicos dijo que la niña había encontrado "una bomba verde" que parecía una granada en un campo cerca de una residencia, indicó RIA. La agencia describió al zona como un asentamiento militar, sugiriendo que la granada podría haberse quedado en el suelo en un descuido, más que por intención de causar daño.

La región del Cáucaso Norte, en Rusia, sigue sufriendo violencia insurgente casi una década después de que el Gobierno arrebatara el poder a los separatistas en la segunda de las dos devastadoras guerras de Chechenia, que hace frontera con Osetia del Norte, donde se encuentra Beslán.

Sin embargo, Osetia del Norte ha permanecido relativamente en paz mientras que los ataques contra agentes de fuerzas de seguridad y miembros del Gobierno en Chechenia y las provincias vecinas de Ingusetia y Daguestán se suceden casi a diario.

Hombres armados mataron el lunes en Daguestán a un capitán y un mayor de policía tras abrir fuego contra su coche en una carretera del distrito de Jasavyur, según indicó RIA citando a la policía.

Además, dos personas resultaron heridas por una pequeña bomba en la localidad de Jasavyur, indicó la agencia Interfax.

Beslán, en el turbulento Cáucaso Norte, se vio devastada en septiembre de 2004 por una toma de rehenes que terminó con la muerte de al menos 334 personas, más de la mitad niños.

Un grupo de rebeldes chechenos tomó la Escuela Número 1 de Beslán y retuvo a más de 1.000 alumnos, padres y profesores durante casi tres días. La mayor parte de las víctimas murió en las explosiones y el fuego cruzado que se produjo cuando el Ejército ruso asaltó el colegio.