Lunes, 22 de Febrero de 2010

Piden dos años para un mosso por robar a un suicida

El agente también robó supuestamente la cartera a un detenido por tráfico de drogas

EFE ·22/02/2010 - 19:40h

La Fiscalía pide dos años de prisión para un mosso d'esquadra acusado de haber robado dinero de la cartera a un detenido y a un suicida mientras estaba de servicio como sargento responsable del turno de noche en la comisaría barcelnesa de Ciutat Vella.

Un jurado popular juzga desde este lunes en la Audiencia de Barcelona al agente de la policía autonómica, Joan F.C., que también afronta el pago de una multa de 900 euros y dos años de suspensión de empleo por un delito continuado de malversación de caudales públicos.

El agente, cuya defensa pide la absolución, niega haberse apropiado del dinero y ha desviado la culpa a sus compañeros de servicio, dado que, según su versión, las carteras del detenido y del suicida pasaron por las manos de muchos otros agentes, además de por las suyas.

El proceso judicial contra el agente se abrió a raíz de una información de la División de Asuntos Internos de los Mossos d'Esqudra, que expedientó al acusado por haberse quedado presuntamente con algo menos de 130 euros en dos servicios en los que participó el 9 y 10 de junio de 2007.

El agente asegura ser víctima de un complot por parte de sus compañeros de comisaría

Concretamente, la Fiscalía acusa al mosso imputado de apropiarse, la noche del 9 de junio, de 27,50 euros de la cartera de un presunto traficante de drogas que había sido detenido por una pareja de agentes en la plaza Joaquim Xirau, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

Al día siguiente el acusado acudió al Hospital del Mar, junto a un compañero de patrulla, para encargarse de una persona que se había suicidado con un bisturí, aprovechando un descuido de los sanitarios. Según el Ministerio Público, cuando se le hizo entrega de la cartera del fallecido, cuya familia ha presentado reclamación por estos hechos, el procesado se apropió de 100 euros que estaban en su interior.

El agente, que es miembro de los Mossos d'Esquadra desde el año 1983, ha defendido su inocencia y ha remarcado que durante su trayectoria policial nunca se ha visto envuelto en ningún incidente laboral.

El procesado ha apuntado que ha sido víctima de un complot por parte de sus compañeros de la comisaría de Ciutat Vella, especialmente del que lo acompañaba en los dos servicios investigados. En este sentido, ha sostenido que tiene constancia de que todos esos agentes se reunieron para ponerse de acuerdo en dar a sus superiores una misma versión de los hechos que lo incriminara.