Lunes, 22 de Febrero de 2010

Acusan al fondo de homeopatía británico de "mala medicina"

Reuters ·22/02/2010 - 16:54h

Reino Unido debe eliminar los fondos estatales a los tratamientos homeopáticos porque son "científicamente inverosímiles" y no funcionan mejor que placebos, dijo el lunes un influyente grupo de expertos parlamentario.

El comité de Ciencia y Tecnología dijo que los productos homeopáticos no son medicamentos y no deberían ser aprobados por reguladores de medicinas.

Los fabricantes de homeopatía no deben hacer afirmaciones médicas en las etiquetas de los productos sin pruebas de que sean efectivos, agregó el grupo.

El comité acusó al Gobierno de dar mensajes confusos acerca de los remedios homeopáticos al decir que aunque no existen pruebas para apoyarlos, aún pueden ser financiados por el Servicio Nacional de Salud (NHS por su sigla en inglés).

"Creer que la existencia de una comunidad que considera que la homeopatía funciona es 'prueba' suficiente para seguir gastando dinero público en ello, sienta un precedente desafortunado para el departamento de Salud" dijo el presidente del comité, Phil Willis, en un comunicado.

Este año se celebrarán elecciones en Reino Unido, por lo que los líderes políticos del país están bajo una creciente presión para realizar cualquier ahorro posible con el fin de reducir el gran déficit público.

una pequeña fracción de su presupuesto de alrededor de 100.000 millones de libras - en remedios homeopáticos al año.

En su informe, el comité acordó con el Gobierno que la evidencia demuestra que la homeopatía no es eficaz, es decir, no funciona mejor que un placebo.

"Las explicaciones de por qué la homeopatía podría funcionar son científicamente inverosímiles", dijo.

"MALA MEDICINA"

La homeopatía, que se originó en Alemania en el siglo XVIII, está basada en el principio de que "lo similar cura lo similar". La teoría es que las sustancias que provocan ciertos síntomas pueden tratar esas mismas enfermedades si se recetan en fórmulas altamente diluidas.

La práctica es controvertida porque muchos de sus conceptos centrales no coinciden con los de la ciencia moderna. Varios estudios hallaron que los remedios homeopáticos no son más efectivos que los placebos.

Paula Ross, presidenta ejecutiva de la Sociedad de Homeópatas, rechazó las declaraciones del comité y lo acusó de malgastar dinero público al convertir una investigación sobre la política oficial en un cuestionamiento acerca del funcionamiento de la homeopatía.

"Hubiéramos preferido que el Gobierno asignara dinero a una muy necesitada investigación sobre cómo realmente funciona la homeopatía", dijo en un comunicado.

El comité dijo que la homeopatía era un "tratamiento con placebos" y que el Gobierno debería tener una política acerca de estas sustancias. Sin embargo, agregó los ministros se resisten a abordar este tema porque la prescripción de placebos "generalmente genera algún grado de decepción en el paciente".

"Más allá de cuestiones éticas y de la integridad de la relación médico-paciente", recetar sólo placebos es practicar mala medicina", dijo el grupo.