Sábado, 29 de Septiembre de 2007

Pete Doherty canta a "las mañanas perdidas" en "Shotter's nation"

Agencia EFE ·29/09/2007 - 13:54h

Agencia EFE - Imagen de archivo del músico inglés Pete Doherty. EFE

Babyshambles y su líder Pete Doherty, el músico británico más polémico y mediático de los últimos tiempos, regresan con un segundo álbum, "Shotter's nation", inspirado en "las mañanas perdidas" del noctámbulo ex cantante de The Libertines y novio intermitente de la modelo Kate Moss.

De hijo predilecto de la Gran Bretaña a víctima de la cultura pop. Pete Doherty mantiene con vida su carrera musical, en medio de una caótica y pública vida personal, con "Shotter's nation", segundo álbum al frente de Babyshambles que el martes sale a la venta, el mismo día que el músico comparece ante el juez acusado de posesión de drogas, y que defiende con particulares argumentos.

"Por primera vez he sido capaz de hacer un disco que me pueda sentar a escucharlo y sencillamente disfrutarlo, sin ninguna interferencia de por medio", según palabras del propio Doherty, quien en esta ocasión cuenta en la producción con Stephen Street, colaborador habitual de Morrissey, Blur y The Cranberries.

"Nos conocimos poco antes de comenzar a grabar y sencillamente miré a Stephen a los ojos y le dije: confiamos y en cierto modo dependemos de ti para hacer este álbum", explica Doherty.

El sencillo "Delivery" presenta el álbum y es una canción inspirada en "una larga mañana perdida" y protagonizada por "un chico cualquiera que los fines de semana se pone su polo Fred Perry favorito y busca pelea", al más puro estilo de los jóvenes protagonistas de la cinta de The Who, "Quadrophenia".

Éste es uno de los doce nuevos cortes de "Shotter's Nation", que sucede al anterior trabajo discográfico de la banda, "Down in Albion", el regreso a la escena musical de Doherty tras el descenso a los infiernos que supuso su ruptura con The Libertines y con su compañero y amigo Carl Barat.

El cantante pasó de ser un antiguo niño prodigio a convertirse en célebre delincuente común que en la actualidad compite en popularidad con Paris Hilton entre las páginas de la prensa amarilla.

Alumno de la universidad de Oxford y ganador en la adolescencia de un concurso de poesía que le embarcó en un tour por Europa organizado por el gobierno británico, en la actualidad amontona causas judiciales por robo, consumo de drogas y escándalo público.

Es adicto a la heroína y a Kate Moss, y su leyenda mediática nació antes incluso que su discografía, lo que hizo palidecer sus numerosos logros musicales en The Libertines, cuyo debut, "Up the bracket" (2003), supuso la respuesta británica a la resurrección del rock para las masas de The Strokes.

Ningún grupo ha conseguido un legado casi inmediato como lo hizo The Libertines, cuya forma de entender un rock emparentado con el punk de The Clash en su breve carrera discográfica, entre 2002 y 2004, es en buena parte responsable del sonido de toda una nueva generación de bandas, encabezada por los exitosos Artic Monkeys, junto con The Kooks o The Paddingtons.

A pesar de la trascendencia de sus canciones, Doherty logró la fama por lo extravagante de su comportamiento. El robo en la casa de Carl Barat, su relación con Moss o la narcótica y osada versión en directo del "Children of the revolution" de T-Rex junto a Elton John en el concierto londinense del "Live 8" están entre sus mayores hitos mediáticos.

Ahora intenta recuperar el mando de su carrera situándose por encima de sus precedentes. "Durante la grabación de 'Down in albion' hubo toda una serie de tragedias variadas, pero esta vez todo se hizo en un espacio bastante corto de tiempo y siento que dimos en el clavo", defiende.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad