Lunes, 22 de Febrero de 2010

El Gobierno luso espera la evaluación de los daños en Madeira para pedir los fondos a la UE

EFE ·22/02/2010 - 11:41h

EFE - Vista general de varias casas dañadas por el temporal en la aldea de Vasco Gil, Madeira (Portugal), ayer, 21 de febrero.

El Gobierno de Portugal esperará a la "evaluación concreta de los daños" causados por el temporal que azotó el sábado Madeira para activar el fondo de solidaridad de la Unión Europea.

Fuentes gubernamentales indicaron que después de que se conozcan las estimativas de los daños y perjuicios se podrá activar el fondo de solidaridad europeo que existe para este tipo de situaciones.

Según el último balance divulgado por el Gobierno regional de Madeira, las lluvias torrenciales, inundaciones y deslizamientos de tierra causaron la muerte de 42 personas, 120 resultaron heridas y más de 250 tuvieron que ser desalojadas.

Dos días después de que se registrase el temporal, los trabajos de limpieza y desescombro de las carreteras continúan para que estas infraestructuras vuelvan a ser transitables y poder llegar a las zonas que todavía están aisladas.

En la capital del archipiélago, Funchal, se mantienen las dificultades en la circulación de vehículos debido a las operaciones de retirada de escombros y de piedras y otros materiales arrastrados por el temporal.

También los bomberos municipales procederán hoy al vaciado de los garajes de los centros comerciales más afectados por las riadas y, asimismo, se continuarán los trabajos para reponer el suministro de agua potable en todas las localidades.

Además, los comercios, muy afectados por las riadas e inundaciones, permanecerán en su mayor parte cerrados.

El presidente de la Asociación de Comercio y Servicios del archipiélago de Madeira, Lino Abreu, estimó que el temporal ha causado daños en este sector de al menos 5 millones de euros, sólo en el área de Funchal.

"Centenares de tiendas fueron engullidas por el lodo. Hay establecimientos dañados, mercancías y equipamientos irrecuperables", lamentó Abreu.

La isla de Madeira, la principal (con 250.000 habitantes) del archipiélago homónimo, fue azotada el pasado por un fuerte temporal que en 12 horas causó importantes inundaciones y deslizamientos de tierras.