Lunes, 22 de Febrero de 2010

Chaves bautiza a Arenas como "príncipe del rencor"

Dice que Aznar y Aguirre son la prueba de que el PP "necesita educación"

G. L. A. ·22/02/2010 - 00:30h

José Antonio Griñán recibió el apoyo de José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves. - efe

Chaves sigue siendo mucho Chaves en Andalucía. Tanto, que los asistentes al mitin de Málaga le brindaron el mismo tratamiento que a José Luis Rodríguez Zapatero y a José Antonio Griñán: "¡Presidente, presidente!".

El desagravio tras la decisión del Tribunal Supremo de desestimar la querella presentada por el PP por presunto trato de favor de la Junta de Andalucía a una de sus hijas planeaba en el ambiente. Y le puso letra la ex ministra y eurodiputada Magdalena Álvarez, al subrayar la presencia en el acto del ex presidente de la Junta, "que sabemos lo que han sufrido él y su familia".

José Antonio Griñán recibe el espaldarazo de Zapatero y Chaves

Chaves se despachó a gusto contra quien considera el principal instigador de esa campaña: el presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas. Ayer lo bautizó como "el príncipe del rencor", después de recordar que "ha perdido conmigo cuantas veces se ha presentado a las elecciones".

A falta de poco tiempo para dejar la secretaría general del PSOE andaluz con el propósito de reforzar el liderazgo de Griñán, su pronóstico fue que "el campeón de las derrotas" seguirá siendo "el eterno perdedor" con su sucesor de contrincante.

Pero ayer Chaves aún seguía siendo, además de vicepresidente tercero del Gobierno, el líder del PSOE andaluz. El protocolo no miente en materia de jerarquía. Habló después de Griñán y antes que Zapatero. Éste aprovechó para rendirle su "homenaje y agradecimiento" por su contribución al socialismo y afirmó que la derecha "no le perdona que haya ganado tantas veces las elecciones" en Andalucía.

"Somos el pilar del socialismo en España", sostiene el presidente andaluz

Desde su vertiente de dirigente nacional, la acusación de "rencor" que hizo a Arenas la elevó Chaves a la categoría de "actitud" de la derecha. "Cuando Aznar hace el gesto de la peineta, es que necesita mucha educación. Cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid insulta a un compañero, es que necesita mucha educación. Reflejan una actitud de desprecio al adversario", argumentó.

El vicepresidente tercero sostuvo que sacar a España de la crisis "es una tarea de todos", pero el PP cree que es "su gran oportunidad para ganar las elecciones". Frente a esa actitud, hizo un llamamiento para que se "avenga a la negociación", pero subrayó que Rajoy no puede "exigir que se acepten sus condiciones porque los ciudadanos lo colocaron en la oposición".

La columna del PSOE

El mitin de ayer, programado como parte de los actos conmemorativos del 30 aniversario del referéndum de la autonomía de Andalucía, que se conmemora el próximo domingo, fue también el primero de una ofensiva para recuperar las posiciones electorales que, según diversas encuestas, está perdiendo el PSOE.

José Antonio Griñán, que tiene ante sí el reto de conservar el poder que los socialistas ejercen de forma ininterrumpida desde entonces, redujo la alternativa del PP a "antisocialismo" y reivindicó como patria propia "la educación". El presidente de la Junta ironizó que "Rajoy ha llegado a pedir al PSOE que quitemos a Zapatero, pero nosotros le pedimos al PP que no quiten a Rajoy".

Ante el horizonte inmediato de un congreso extraordinario que lo elegirá también secretario general del partido, Griñán hizo una declaración de fuerza: "Somos el pilar fundamental del socialismo en España. Nada es posible sin nosotros y todo es posible con nosotros", afirmó.

Zapatero recogió, más que el guante, la plataforma para ganarse a la parroquia: "Andalucía es la columna de la convivencia en España y el PSOE de Andalucía es la columna más fuerte del PSOE".