Lunes, 22 de Febrero de 2010

Juan Diego: "No puedo ir a un acto sin que algún policía me diga ¡a sus órdenes!"

Actor. Juan Diego cree que los ciudadanos deben comprometerse con la sociedad más allá del ejercicio del derecho al voto

ANTONIO G. GIL-GARCÍA ·22/02/2010 - 08:00h

Juan Diego, caracterizado como el comisario Don Lorenzo en 'Los hombres de Paco'.

Pese a acumular una dilatada trayectoria como actor de teatro, cine y televisión, muchos de los que le paran por la calle para pedirle un autógrafo sólo ven a Juan Diego (Bormujos, Sevilla, 1942) en la piel de don Lorenzo, el autoritario y entrañable comisario de Los Hombres de Paco (Antena 3). La serie de Globomedia ha iniciado esta semana su octava temporada con una imagen renovada; no en vano constituye uno de los pocos ejemplos de longevidad en un mercado televisivo donde muchas series ni siquiera llegan a completar su primera temporada.

"Don Lorenzo es un hombre muy solo que se defiende panza arriba"

¿Qué papel juega el personaje de don Lorenzo en la nueva temporada? ¿A qué cambios se enfrenta?

Va a aportar una nueva factura de personaje, participará en unas tramas muy potentes y se verá envuelto en un conflicto con una nueva generación que llega a la comisaría [los becarios] y le deja un poco fuera de juego.

No es la primera vez que se tiene que adaptar a un entorno cambiante, aunque parezca un personaje monolítico.

"La sociedad no se divide sólo entre votantes del PSOE y del PP"

En principio es un hombre de un arreón muy fuerte; es la ley y el orden, pero tiene una parte muy humana y está muy solo. Le ha desaparecido prácticamente toda la familia y sólo le quedan Paco [el inspector que protagoniza la serie, al que da vida Paco Tous] y los chicos de la comisaría, porque mataron a una de sus hijas, la otra se fue a hacer su vida y su nieta quiere volar sola. Es un personaje que se defiende panza arriba.

¿Cómo evoluciona su relación con Paco?

Siguen viviendo juntos [son suegro y yerno], pero aquello que hacían siempre de encontrar el humor en lo doméstico se da menos porque están más fuera de casa.

"Si tienes un altavoz, úsalo para buscar la justicia y la solidaridad"

Viendo el primer capítulo [emitido el pasado miércoles] es evidente que hay un cambio radical en la serie.

Es un cambio total, y ya hacía falta. Aunque nos hemos mantenido con mucha dignidad con medias del 15%-16%, a veces leíamos los guiones y teníamos la sensación de que había situaciones que se habían repetido, aunque en realidad no era así, sino que estaba todo alrededor de la misma historia, y es que llevamos muchos capítulos, más de cien.

Ahora que las series duran tan poco, ¿a qué atribuye el éxito de esta serie?

A que los personajes son muy de verdad; tienen conflictos naturales que afrontan como lo hace la gente de la calle, no ponen literatura a los problemas, y eso hace que la gente se vea representada. Es curioso, pero no puedo ir a un acto oficial sin que algún policía se acerque y me diga "comisario, ¡a sus órdenes!". Hay un porcentaje de policías a los que la serie les cae muy simpática. Tampoco hay que olvidar que hemos conseguido un buen rollo de curro en la serie que traspasa la pantalla.

¿Qué supone este personaje en su dilatada carrera como actor?

Siempre he sido conocido, pero la popularidad nunca me ha llegado igual. Me siento como muy arropado en la calle, porque no es esa situación agobiante que pueden vivir Mario Casas, o Hugo Silva cuando estaba aquí, sino un reconocimiento muy general que está muy bien, aunque hay momentos desagradables.

Algunos actores siguen estando en el punto de mira de algunos grupúsculos de extrema derecha por sus posiciones progresistas. ¿Deben estar los actores comprometidos con la política?

No quiero particularizar en los actores, ya que creo que el ciudadano debería ser más participativo y saber que está poniendo su voto en manos de unos partidos que practican por esencia el bipartidismo, y eso no es la sociedad. La sociedad no se divide entre votantes del PSOE y del PP; hay un 20-25% de la sociedad que responde a otros intereses y que tiene otras necesidades que no les van a solucionar estos partidos. En cuanto a los actores, el hecho de que el actor se deba de comprometer o no es muy de la condición de cada uno; pero en general me parece maravilloso que hagamos lo que hacemos. Ya que tienes un altavoz, úsalo para búsqueda de la justicia y de la solidaridad.

Hace falta entonces más compromiso por parte de la ciudadanía.

Claro que sí; yo no me siento bien de otra forma, aunque luego pueda ser negativo para mi profesión. Me pueden criticar o vetar, pero me da igual.

Noticias Relacionadas