Domingo, 21 de Febrero de 2010

Las inundaciones causan 40 muertos en Madeira

Reuters ·21/02/2010 - 14:56h

Los equipos de rescate portugueses buscaban el domingo con máquinas excavadoras más cadáveres bajo los escombros, después de que violentas inundaciones y deslizamientos de tierra mataran al menos a 40 personas en la turística isla de Madeira.

Las autoridades enviaron más equipos de rescate e ingenieros militares del continente para ayudar a la isla atlántica, donde las fuertes lluvias del sábado se llevaron por delante puentes, bloquearon carreteras con piedras y lodo y aislaron numerosas zonas de la isla.

Pedro Barbosa, subdirector del servicio de protección civil regional, dijo a Reuters que un municipio, Curral das Freiras, seguía aislado, y sólo se podía contactar por radio con sus habitantes.

"Sabemos que hay algunas víctimas allí, no una cifra alta, pero sólo sabremos los detalles cuando los equipos de rescate lleguen a la localidad", declaró.

Francisco Ramos, secretario regional para asuntos sociales, dijo a los periodistas que había 40 muertos confirmados en Madeira, situada a unos 1.000 kilómetros al suroeste de Lisboa.

"Esperamos que esta cifra no aumente, pero probablemente lo hará dadas las circunstancias de este diluvio", declaró. "Todos los equipos están trabajando sobre el terreno (...) Seguiremos buscando cuerpos, estamos esperando a los equipos procedentes del continente".

Numerosos coches fueron arrastrados por los torrentes y algunas casas quedaron destruidas o dañadas. Barbosa dijo que unas 120 personas resultaron heridas y 300 pasaron la noche en refugios temporales.

Ramos no dio estimaciones del número de personas desaparecidas, explicando que no eran fiables, ya que muchas de las personas de las que se desconocía su paradero habían vuelto a casa el domingo desde los refugios temporales, tras ser incapaces de comunicarse con sus familiares al fallar las redes móviles.

SIN TURISTAS AFECTADOS

Alberto Joao Jardim, líder del gobierno regional, dijo que no había habido "ningún incidente grave relativo al sector turístico".

"Nuestro hotel no está lleno en este momento, pero tenemos un montón de clientes de toda Europa: británicos, holandeses, alemanes. Gracias a Dios, todo el mundo está bien y por lo que sé no ha habido víctimas de turistas en otros lugares", dijo un empleado del Hotel Windsor de Funchal, que no quiso ser identificado.

El domingo se podían ver a muchos turistas en Funchal haciendo fotos de los daños debido a la mejora meteorológica.

"El hotel ahora está vacío, todo el mundo está en la calle", dijo un administrativo del hotel Monte Carlo.

El primer ministro, Jose Socrates, visitó Madeira el sábado por la noche, prometiendo "toda la ayuda que el gobierno regional necesite en esta grave situación".

Un avión de transporte militar con equipos de rescate con buzos a bordo tenía previsto llegar a Funchal este domingo. También se dirige a la isla una fragata de la Marina para ayudar con los trabajos de búsqueda y la reconstrucción de los puentes.

El servicio de meteorología dijo que el volumen de precipitaciones caído el sábado excedió la media mensual, pero que no se preveían más lluvias de importancia en Madeira para los próximos días.