Domingo, 21 de Febrero de 2010

China aumenta las restricciones al crédito para evitar el sobrecalentamiento

EFE ·21/02/2010 - 09:30h

EFE - Detalle del renminbi (moneda del pueblo chino) emitido por el Banco Central del Pueblo de China (PBOC) en el centro de Pekín. EFE/Archivo

La Comisión Reguladora Bancaria de China dio a conocer este fin de semana nuevas regulaciones para restringir los créditos en el país, una nueva medida para reajustar las políticas de estímulo económico iniciadas en 2009 por la crisis, y evitar la inflación y el sobrecalentamiento en determinados sectores.

Según las normativas, publicadas este fin de semana en la web oficial de la institución, los bancos deben establecer una cuota máxima de préstamos tras un "prudente cálculo" de la demanda y deben evitar un "exceso" en la concesión de créditos, destacó hoy el diario oficial "China Daily".

La regulación también pide a los bancos que aumenten el control de los riesgos a la hora de conceder créditos, así como que realicen inspecciones y monitorización del comportamiento de las empresas y de los individuos a las que presten dinero, para evitar los insolventes.

Asimismo, los solicitantes de préstamo han de declarar el uso específico que prevén dar al crédito, y deben reunirse personalmente con representantes de los bancos para evitar fraudes.

Las regulaciones entraron ya en vigor y su objetivo es mantener un "razonable crecimiento" en el mercado crediticio, ante el temor a una "burbuja" en éste sector y en otros como el inmobiliario.

A finales de enero, el presidente de la comisión reguladora, Liu Mingkang, señaló que el Gobierno chino tiene como objetivo restringir los activos prestados en 2010 a unos 7,5 billones de yuanes (1,1 billones de dólares), frente a los 9,59 billones de yuanes (1,4 billones de dólares) del pasado año.

Las regulaciones se suman a las dos subidas del ratio de reserva bancaria que en lo que va de año ha ordenado ya el Gobierno chino.

En 2009, el Gobierno optó por reducir esa ratio para aumentar el consumo interno en el país para compensar la caída de las exportaciones nacionales, principal consecuencia en China de la crisis financiera global.