Sábado, 20 de Febrero de 2010

Lloyd Webber, interesado en comprar los estudios de Abbey Road

Reuters ·20/02/2010 - 09:59h

El empresario británico de musicales Sir Andrew Lloyd Webber está "muy interesado" en comprar los estudios de grabación de Londres Abbey Road, hechos famosos por The Beatles, dijo el viernes su portavoz.

Lloyd Webber, cuyos números musicales incluyen a "Cats" y "El fantasma de la Ópera", "cree que es vital que los estudios sean salvados para el futuro de la industria musical en Reino Unido", dijo el portavoz del compositor a medios británicos.

La endeudada compañía musical EMI está buscando compradores para los estudios del norte de Londres y está hablando con unos pocos interesados, pero no hay un acuerdo inminente, dijo el martes una persona conocedora de la situación a Reuters.

La compañía y su propietaria Terra Firma no han querido realizar comentarios.

Abbey Road se ha convertido en un hito para los seguidores de The Beatles de todo el mundo, que posan para hacerse fotografías imitando la imagen de la portada del álbum de 1969 "Abbey Road" en el que aparecen Paul, John, George y Ringo caminando por un paso de cebra frente al estudio.

Los Beatles grabaron muchos de éxitos de la década de 1960 en la ex casa familiar de 1831 del norte Londres bajo la dirección del productor George Martin.

Muchos de los musicales de Lloyd Webber también han sido grabados en el estudio, además de música interpretada por el compositor clásico Edward Elgar; las bandas de rock Pink Floyd y Radiohead; el maestro del violín Yehudi Menuhin; las bandas de la década de 1980 Spandau Ballet y Simple Minds, así como Mike Oldfield y Jeff Beck.

"Andrew posiblemente ha traído más músicos a grabar aquí que cualquier otro, porque tiene la capacidad de grabar grandes producciones de orquesta", dijo el portavoz de Lloyd Webber.

Sir Paul McCartney también habló esta semana sobre salvar el estudio. La organización benéfica británica National Trust, que es propietaria de las casas de infancia de McCartney y John Lennon, ha pedido a los británicos su opinión sobre si debe actuar para preservar el edificio para el público.