Sábado, 20 de Febrero de 2010

El futuro ministro uruguayo rebaja polémica sobre aportes privados a investidura

EFE ·20/02/2010 - 01:03h

EFE - "Hay un acto protocolar que lo financia el Gobierno y hay una fiesta popular que Mujica entendió que no la debía financiar el Gobierno. Es una polémica válida", afirmó en una entrevista con Efe Bonomi. EFE/Archivo

El futuro ministro del Interior de Uruguay, el senador Eduardo Bonomi, quitó hoy hierro a la polémica surgida entre el presidente electo, José Mujica, y dos dirigentes sindicales por la financiación privada de parte de los actos de investidura del 1 de marzo.

"Hay un acto protocolar que lo financia el Gobierno y hay una fiesta popular que Mujica entendió que no la debía financiar el Gobierno. Es una polémica válida", afirmó en una entrevista con Efe Bonomi.

"Es demasiado ruido para un problema que para mi es menor. Yo no puedo confundir financiar una fiesta con privatización de servicios del Estado", argumentó.

Dos secretarios ejecutivos de la principal central sindical, el Plenario Intersindical-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT), Juan Castillo y Richard Read, consideraron el jueves incorrecto que el presidente electo acepte donaciones privadas para financiar la toma de posesión, presupuestada en 150.000 dólares.

"Si tienen semejante suspicacia la cosa es distinta. Yo en ningún momento le he dicho a un dirigente sindical que está 20 ó 30 años firmando convenios colectivos y negociando con las patronales, por estar tanto tiempo, (que) está acomodado con las patronales o cosas por el estilo", respondió Mujica en una emisora de radio.

"Me puedo equivocar pero no tengo precio", agregó el próximo mandatario, que posteriormente apuntó en el Parlamento que no hay ningún problema en "discrepar" con sus "compañeros" sindicalistas.

Los sindicalistas calificaron ayer de "destempladas" y producto del "mal humor" las palabras del futuro gobernante.

Consultado sobre la polémica por Efe, Read aclaró hoy que la queja es a título personal, que ambos sindicalistas se contactaron con las autoridades para tratar de frenar la iniciativa y luego hablaron con los medios de comunicación.

"Del punto de vista republicano, el cambio de mando, en cualquier país del mundo, es un acto constitucional e institucional; el que asume no es el presidente del Frente Amplio (el partido de Mujica) sino de todos los uruguayos", indicó.

Por eso, el acto "debe ser costeado, por el costo que sea, por el Estado, de acuerdo a su bolsillo". En caso de que no haya fondos, se debe hacer "una fiesta austera", añadió Read.

Sobre las expresiones del presidente electo, indicó que "es el envase de Mujica" y aseguró que "el contenido moral (del próximo gobernante) es intachable".

Mujica, un ex guerrillero de origen humilde que estuvo preso 13 años por pertenecer al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, ha rebajado su sueldo como presidente y el de sus colaboradores, a los que ha pedido además que usen vehículos "económicos, como los que usa la clase media, los uruguayos comunes y corrientes".

Además, ha solicitado a los legisladores que gasten menos en viajes al exterior del país, entre otras medidas de austeridad.

"Esto es una concepción global. Con esos 150.000 dólares se arregla vivienda de muchas familias y para mí esa es la prioridad", indicó el jueves Mujica sobre la polémica surgida alrededor de su investidura.