Viernes, 19 de Febrero de 2010

"Lo sagrado hecho real", el perturbador arte religioso español llega a EE.UU.

EFE ·19/02/2010 - 22:26h

EFE - La fiebre por el hiperrealismo y por el dramatismo emocional que vivieron los artistas se expresa en obras como "María de Magdalena Meditando en la Crucifixión" (de finales de 1660), de Pedro Mena. EFE/Archivo

La National Gallery of Art de Washington abrirá sus puertas, a partir del próximo 28 de febrero, al perturbador hiperrealismo del arte religioso español del siglo XVII con la exposición "Lo sagrado hecho real".

Once pinturas y once esculturas de artistas como Diego Velázquez, Francisco de Zurbarán o Pedro de Mena son la selección pensada para revelar los secretos de un arte obsesionado en "dar vida" a santos, cristos crucificados y vírgenes.

Los artistas de la época exploraron nuevas técnicas, como la perspectiva en tres dimensiones o los ojos de cristal, para atraer y atrapar el alma del cristiano que la Iglesia Católica perseguía según los preceptos de la Contrarreforma.

El resultado fue rostros desencajados de dolor y pasión, de tortura y trascendencia, rodillas ensangrentadas, gotas de sangre y un naturalismo exacerbado que hasta captaba las lágrimas petrificadas en esculturas como San Ignacio de Loyola (1610), de Juan Martínez Montañés y Francisco Pacheco.

La policromía fue el puente que unió a arte y escultura, y que introdujo a pintores a pensar "en relieve" sus óleos, según la hipótesis defendida por el comisario de la exposición en Londres, Xavier Bray, tal y como explicó a EFE Mary Lerkoff, comisaria de escultura del museo washingtoniano.

"Los artistas que se hicieron famosos en la época, como Zurbarán, por pintar en dos dimensiones habían sido influidos por el aprendizaje de su juventud sobre la policromía de las esculturas. Esa práctica les había hecho más sensibles a los efectos de tres dimensiones", indicó.

Esa fiebre por el hiperrealismo y por el dramatismo emocional que vivieron los artistas se expresa en obras como "María de Magdalena Meditando en la Crucifixión" (de finales de 1660), de Pedro Mena, o en "Cristo después de la Flagelación Contemplado por el Alma Cristiana" de Diego Velázquez.

Pero esa mirada en espejo de la escultura y la pintura se contempla en esta exposición especialmente en las imágenes contrapuestas de "Cristo en la Cruz", plasmadas en madera por Juan Martínez Montañés (1617) y en óleo por Zurbarán, en la que el pintor introduce las tres dimensiones entre los blancos inmaculados de los ropajes.

El embajador de España en Estados Unidos, Jorge Dezcallar, el director del museo, Earl A. Powell, y el nuncio apostólico en el país, Pietro Sambi, visitaron hoy la exposición, que permanecerá en Estados Unidos hasta el 31 de mayo .

Para Dezcallar, esta es la muestra "más importante", en Estados Unidos, de los actos culturales organizados con motivo de la Presidencia española de la Unión Europea y un "acontecimiento artístico" que nunca antes había sido posible.

La colaboración de España con el museo estadounidense se explica por la adquisición de una escultura de madera policromada de Francisco Antonio Gijón por la galería, que despertó la curiosidad por esa visión "muy específica" del arte español, explicó Powell.

"Traer (estas piezas) aquí juntas sobre este tema, que es muy único de la cultura visual española y la eclesiástica, es una maravillosa oportunidad para nosotros", aseguró.

La exposición, que se pudo contemplar en la National Gallery de Londres desde el 21 de octubre de 2009 hasta el 24 de enero de 2010, ha sustituido algunas de sus piezas originales por ser requeridas para las procesiones de Semana Santa en España.

Sin embargo, museos estadounidenses han aportado obras únicas como "La Piedad" (1680-1700), de autor desconocido, del Museo del Condado de Los Ángeles, y conserva piezas que nunca habían salido antes de sus ubicaciones, como "San Francisco de pie en Éxtasis" de Pedro de Mena, de la Catedral de Toledo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad