Viernes, 19 de Febrero de 2010

Europa, preparada para apoyar prohibir el comercio del atún rojo

Reuters ·19/02/2010 - 16:06h

Europa parece dispuesta a apoyar una prohibición sin precedentes sobre el comercio internacional de atún rojo, una especie al borde de la extinción por la insaciable demanda de Japón, donde un solo ejemplar puede alcanzar los 100.000 dólares unos (68.000 euros).

animal que puede alcanzar el tamaño de un caballo - ha caído en más de un 80 por ciento en los últimos 40 años, hasta alrededor de 3,2 millones.

Los pescadores europeos capturan atunes cuando estos se congregan en las profundidades para comer en el Mediterráneo, lo que impide que la especie se recupere.

La comisaria de Pesca de la UE, Maria Damanaki, propondrá el lunes a los Veintisiete que apoyen la colocación del atún rojo en la lista de animales en peligro de extinción bajo la Convención sobre Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES), dicen las autoridades.

Sin embargo, también sugerirá una moratoria de un año a la prohibición sobre la pesca que habitualmente conlleva la colocación de una especie en la lista.

eso requiere unos caladeros sanos, y la sobrepesca no es el camino", dijo su portavoz el viernes.

Damanaki propondrá que cualquier prohibición incluya exenciones para la pesca "artesanal" que trabaja desde pequeñas embarcaciones, a diferencia de las flotas industriales que generaron la crisis.

El valor del comercio de esta especie se sitúa en casi 2.000 millones de dólares al año, con aproximadamente un 80 por ciento exportado a Japón, donde es un manjar preciado por los amantes del sushi, que pueden pagar los 200-300 dólares el kilo.

La mayoría de los países europeos ya han expresado su apoyo a una prohibición, siendo Malta y Chipre los últimos opositores aparentes en el seno de la UE.

Sin embargo, Japón probablemente combata con fuerza una prohibición de la pesca del atún rojo en la próxima cumbre de CITES, a partir del 13 de marzo, y cualquier acción necesitaría el respaldo de dos tercios de los 175 países que votan.

que Francia ha establecido como condición para dar su apoyo - daría a los pescadores europeos otra temporada para adaptarse, y permitiría también acciones del ICCAT, el organismo intergubernamental para la pesca del atún rojo.

El ICCAT, criticado por los ecologistas que repetidamente fracasan a la hora de recortar las cuotas, se reunirá en noviembre.

"Le estamos dando al ICCAT la última oportunidad para examinar los datos científicos y redactar las conclusiones relevantes, que en nuestra opinión es prohibir el comercio internacional", dijo un responsable de la Comisión.

La responsable de campaña de pesca en Greenpeace, Saskia Richartz, dijo que la reducción de las cuotas pesqueras por parte del ICCAT no bastaría.

"Los caladeros están en una crisis tal que la pesca sería un riesgo para la supervivencia de las especies", dijo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad