Viernes, 19 de Febrero de 2010

Brown quiere una constitución mundial para el sistema financiero

Reuters ·19/02/2010 - 12:37h

El primer ministro británico, Gordon Brown, instó el viernes a crear una constitución mundial que regule el funcionamiento del sistema financiero, señalando que esperaba acuerdos sobre varios asuntos vinculados con la regulación en los próximos encuentros del G-8 y del G-20.

En el marco de una conferencia internacional sobre políticas progresistas, Brown dijo que este no era el momento de retirar el apoyo fiscal de las economías porque eso podría amenazar la frágil recuperación, llamando en cambio a hacer de 2010 un año de crecimiento.

Brown dijo que se requería una solución global para transformar la industria de servicios financieros.

"Reglas comunes para capital y liquidez, estándares comunes de supervisión, reglas comunes para los bonos y una manera compartida de evaluar la contribución que los bancos hacen a la sociedad, libre del uso injusto y desproporcionado de paraísos fiscales, que penalizan a los países que hacen las cosas bien", sostuvo el primer ministro.

En referencia a las discusiones con el Fondo Monetario Internacional y con otro países sobre la idea de un arancel global a los bancos, Brown dijo que esperaba un acuerdo sobre el tema en el próximo encuentro del Grupo de los Ocho en Canadá y en una reunión del Grupo de los 20 en Corea del Sur.

Sobre cuándo comenzar a retirar los estímulos fiscales para empezar a reducir el creciente déficit público de Reino Unido -un tema en el candelero en la antesala de las próximas elecciones generales en el país-, Brown defendió enérgicamente su postura de retrasar la introducción de medidas de austeridad.

Según el primer ministro, el objetivo más importante en este momento es consolidar la recuperación de la recesión.

"Este no es el momento para poner la recuperación en riesgo, este es el momento de asegurar el crecimiento y los empleos", declaró.

La oposición conservadora, favorita para ganar los próximos comicios, afirman que Reino Unido podría sufrir una rebaja en la calificación crediticia a menos que se tomen medidas para reducir el déficit.

Más de 60 economistas advirtieron sobre los riesgos de medidas prematuras para reducir el déficit británico en dos cartas publicadas el viernes en el Financial Times, señalando que un "ajuste brusco" demasiado pronto podría perjudicar a la economía del país.

Pero el último fin de semana, un grupo de 20 economistas instó al Gobierno a comenzar a hacer frente al déficit récord poco después de las elecciones, en una carta divulgada en el Sunday Times.