Viernes, 19 de Febrero de 2010

Navarro desactiva el peligro

El liderazgo de La Bomba acaba con el acto de fe sevillano y conduce a su equipo a semifinales

MIGUEL ALBA ·19/02/2010 - 00:30h

Ricky Rubio bloquea la entrada a canasta de Ellis. EFE

"Hemos venido a competir, no a visitar el Guggenheim". Detrás del titular que había regalado Joan Plaza había un auténtico ejercicio de autoafirmación. Porque si no es fácil enfrentarse este año al Barça, más complicado parece descolocarle. Sin embargo, el Cajasol se atrevió a entrar en la misma dialéctica que oferta este año el equipo de Pascual.

Su concepto era sencillo. Alejarse de la pelea en la zona y amontonar jugadores en el perímetro para abrir la defensa blaugrana. La apuesta, concebida desde el laboratorio de Plaza, necesita manos calientes. Era la premisa necesaria para el éxito. Un salvoconducto que funcionó en el primer cuarto. El acierto en los porcentajes del Cajasol (86 % en tiros de dos y 60% entriples) construyó ventajas inimaginables (10-18, min. 7; 13-24, min. 9) ante un Barça que hurgaba en su rotación para encontrar la luz.

El arreón del banquillo (Lakovic, Basile, Vázquez yMorris) y la serenidad, entrenada desde la suficiencia, recompusieron el cuerpo a cuerpo (29-29, min. 13) con otra aportación de Navarro, la referencia inequívoca de este BarçaPara atacar, para defender y para protestar. Cuando Navarro más incidió en la protesta por un campo atrás, su equipo ya le había bajado los humos a Cajasol. Un par de guiños de Ricky despertaron al monstruo (49-42, min. 33) que se dejó llevar por su capacidad para disfrutar ante la amenaza.

Un peligro que parecía diluirse en una secuencia de tiro menos trabajada. Sin embargo, la insistencia sevillana desde el perímetro devolvió el estrés al marcador (65-63, min. 37). Entonces, Navarro dio el último paso adelante para controlar la última amenaza. Con un triple desactivó el agónico acto de fe de Cajasol, enviándole de visita al Guggenheim. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad