Viernes, 19 de Febrero de 2010

ETA iba a instalar en Catalunya otra fábrica de explosivos

El detenido en Portbou eligió Girona y Barcelona para crear una infraestructura

PEDRO ÁGUEDA ·19/02/2010 - 00:30h

Guardias civiles en Girona tras las detenciones del miércoles. CLICK ART

Un reconstituido aparato militar de ETA lleva meses ejecutando un plan para salir de la debilidad a la que los golpes policiales y las cuitas internas habían situado a la banda a un lado y otro de la frontera con Francia. Los datos obtenidos de las últimas operaciones indican que los nuevos responsables de ETA habían decidido sacar del sur de Francia sus bases de armamento y explosivo para asentarlas, al menos, en Portugal y Catalunya.

El miembro de ese aparato militar Faustino Marcos Álvarez, detenido el pasado martes en la localidad fronteriza de Portbou, ha declarado que recibió órdenes de alquilar un piso en Barcelona y una masía en la provincia de Girona. Alfredo Pérez Rubalcaba hizo ayer un paralelismo entre esos planes y los que ETA ya tenía avanzados en la localidad portuguesa de Óbidos, donde los terroristas habían montado una fábrica de bombas. "La banda intenta diversificar su logística como consecuencia de que en Francia las cosas les van muy mal", resumió el ministro del Interior durante una rueda de prensa en Lisboa junto al titular de Justicia luso, Rui Pereira.

La infraestructura de ETA en Lisboa sólo necesitaba de los ingenios electrónicos y otro material que contenía la furgoneta interceptada por la Guardia Civil en Zamora el 9 de enero. Por contra, la base logística de Catalunya ni siquiera llegó a ponerse en marcha, gracias al control antiterrorista que la Brigada Móvil de la Policía realizó a bordo del Talgo procedente de Montpellier.

Los datos conocidos hasta ahora parten de la declaración de Álvarez ante la policía, detallada ayer en una emisora de radio por el conseller de Interior, Joan Saura, lo que le valió la reprimenda, también en público, del president José Montilla. Por el momento, el ordenador portátil con el que viajaba el etarra y el resto del abundante material informático hallado en su poder no han arrojado más información, pero los agentes de la Comisaría General de Información continúan analizándolo.

Nuevo jefe en ETA

Las declaraciones de los últimos detenidos otorgan un papel relevante en la actual ofensiva de la organización terrorista a Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, presuntamente vinculado con varios atentados cometidos por un comando asentado en Navarra a principios de la pasada década. Este terrorista está detrás del alquiler de la furgoneta con explosivos de Zamora y de las órdenes dadas a Ibai Beobide, quien activaba tres comandos de legales, sin fichar, en el momento de su detención el sábado en Guipúzcoa. Sin embargo, no ha sido relacionado por Faustino Álvarez con los planes de ETA para Catalunya.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad