Viernes, 19 de Febrero de 2010

Mas niega que exista un efecto Laporta en Catalunya

El presidente de CiU asegura que ahora «no toca» entrar en el Gobierno de Zapatero

JUANMA ROMERO ·19/02/2010 - 08:00h

Mas y Duran conversan ayer en presencia de Rato. - M. JARA

El escenario catalán se presenta a día de hoy imprevisible, a muy pocos meses de las elecciones autonómicas catalanas, previstas para el otoño. Una de las incógnitas es cuántos outsiders de la política debutarán. Uno de ellos puede ser Joan Laporta, el popular presidente del Barça. El efecto arrastre que podría generar preocupa a las cúpulas de CiU y de ERC. La inquietud se mueve sólo de puertas para adentro, como ayer evidenció en Madrid Artur Mas, el presidente de los convergentes, invitado a un desayuno informativo organizado por Europa Press: "¿Con qué partido se presenta [Laporta]? ¿Verdad que no lo conoce?", inquirió al moderador del acto. "No voy a contestar. No voy a mezclar el Barça con la pugna política", agregó.

Mas llenó su intervención inicial y el coloquio posterior de la crisis y de los pactos puntuales con el Ejecutivo. Lo que no significa, precisó, que CiU sitúe como "prioridad" integrarse en el Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero, pues el primer objetivo de la federación es ganar las elecciones catalanas. "Todo lo demás, es además", dijo. "Nunca me he negado a formar parte de un Gobierno español, pero no es nuestra prioridad. Y si lo tenemos que hacer con un Gobierno que ha ido dando bandazos en materia económica, pues no toca. Y todavía menos si hay asuntos pendientes de autogobierno", añadió, en referencia al Estatut.

Protección a Duran

El líder de CiU marcaba una vez más el terreno de juego a su número dos, Josep Antoni Duran i Lleida, que nunca ha escondido sus ganas de implicarse al máximo en la gobernabilidad del Estado, hasta con cartera de ministro. En todo caso, Mas no rozó ayer a Duran. Dijo no sentir "celos" hacia el portavoz en el Congreso, ahora que le cortejan PSOE y PP. Sobre la presunta financiación ilegal de Unió, el partido de Duran, se mostró aún más cauto. Se remitió a las palabras de "tranquilidad" de los últimos días.