Jueves, 18 de Febrero de 2010

Muchos pacientes no usan las recetas: estudio

Reuters ·18/02/2010 - 21:52h

Por Amy Norton

Muchas personas a las que sus médicos les indican fármacos para enfermedades como la diabetes y la hipertensión no usan las recetas.

Investigadores hallaron que en más de 75.000 pacientes en Massachusetts que recibieron recetas para un año, el 22 por ciento nunca se volvió a utilizar.

La tasa fue aún mayor (28 por ciento) cuando los investigadores sólo analizaron el uso de la primera receta.

Esa "falta de adherencia" al tratamiento fue común en los pacientes con enfermedades crónicas que pueden tener consecuencias graves.

Y entre el 28 y el 31 por ciento de las recetas nuevas para tratar la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto, por ejemplo, no se utilizaron, publica Journal of General Internal Medicine.

Se desconoce por qué sucede eso. Una posibilidad es que, cuando las enfermedades tienen pocos o ningún síntoma, como la hipertensión o el colesterol alto, no se percibe la necesidad de usar un fármaco.

"Si no comprenden el motivo de la indicación del fármaco, no lo usarán", dijo a Reuters Health por e-mail el doctor Michael A. Fischer, de Brigham and Women's Hospital, en Boston.

El costo también podría influir, en especial cuando el paciente no está seguro del motivo de la prescripción, agregó.

Todos los participantes tenían cobertura médica. Aun así, tendrían copagos altos o recibirían un fármaco que no cubre su plan, explica el equipo dirigido por Fischer.

Para el estudio, el equipo usó una base de datos de recetas electrónicas para pacientes en dos planes de salud en Massachusetts, junto con los registros de reclamos en farmacias para verificar si usaban las recetas.

De casi 196.000 "e-recetas" escritas entre el 2004 y el 2005, se usó el 78 por ciento. De más de las 82.000 recetas de nuevos fármacos, se usó menos del 72 por ciento.

Los pacientes fueron menos propensos a usar las recetas de analgésicos: sólo usaron el 45 por ciento.

Tampoco se usaron entre un cuarto y un tercio de las nuevas recetas para tratar enfermedades como la depresión, el asma y los malestares gastrointestinales.

Según Fischer, se necesitan más estudios para conocer por qué muchas personas nunca usan sus recetas, ya sea por el costo, los posibles efectos adversos u otros motivos.

"Si una persona no está segura de por qué el médico le receta un fármaco, debería preguntárselo a médico. Uno de nuestros trabajos como médicos es educar y aconsejar a los pacientes y asegurarnos de que entiendan que el régimen terapéutico es una parte importante de ese trabajo", dijo.

Agregó que cuando las personas no renuevan la receta, no deberían "temer" decírselo al médico. "Entonces, él podrá conversar sobre por qué no está tomando el medicamento y hallar un producto que sí pueda usar". explicó.

FUENTE: Journal of General Internal Medicine, online 4 de febrero del 2010.