Jueves, 18 de Febrero de 2010

Los supuestos etarras detenidos en Portugal vuelven al tribunal

EFE ·18/02/2010 - 20:07h

EFE - El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba (i), y su homólogo luso, Rui Pereira, al comienzo de la rueda de prensa conjunta que han ofrecido hoy en la localidad de Oeiras, en Portugal.

Los dos supuestos miembros de ETA detenidos en Portugal el pasado 9 de enero cuando huían de la policía española volvieron hoy a comparecer en el Tribunal de Relación de Lisboa, que lleva la causa de su entrega a España.

La defensa de los acusados, identificados como Garikoitz García Arrieta e Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, informó a los periodistas tras la vista que va a recurrir, antes del 4 de marzo, la inhibición a favor de la justicia española de otro tribunal, el Central de Instrucción Criminal (TCIC).

Este tribunal, que debe juzgar los delitos cometidos por los presuntos etarras, fue el que ordenó su prisión preventiva tras tener en cuenta las acusaciones que pesan contra ambos en España y no sólo en Portugal, donde únicamente se les imputa resistencia a la autoridad, uso de documentación falsa y robo de vehículos.

Los fiscales portugueses asignados al caso pidieron al TCIC el pasado 29 de enero que este proceso judicial sea asumido por las autoridades españolas, como medida para facilitar su entrega, según informó también entonces el abogado defensor de los acusados, José Galamba.

El proceso en el TCIC se desarrolla de forma paralela a la causa abierta en el Tribunal de Relación -que se ocupa de las transferencias judiciales y extradiciones- ante la orden europea de detención que emitió contra los detenidos la Audiencia Nacional española.

García Arrieta y Yáñez Ortiz de Barrón, que han recurrido esa petición de entrega a España, fueron presentados hoy al Tribunal de Relación para ser interrogados, según informó a los periodistas el presidente del organismo, Luis María Vaz das Neves.

El magistrado explicó que este organismo podría pronunciarse sobre la petición española la próxima semana, aunque su decisión puede ser recurrida, en un plazo de quince días, ante el Tribunal Supremo luso.

Esta instancia judicial no tiene en cambio plazo para responder pero según Vaz das Neves, que no quiso vaticinar fechas, en casos como estos acostumbra pronunciarse con rapidez.

Los tenidos llegaron esposados y custodiados por la Policía al Tribunal, al que entraron por separado, dado que sus respectivas causas han sido asignadas a jueces diferentes.

Ambos fueron detenidos en el norte de Portugal tras huir de la policía española cuando trasladaban hacia este país una furgoneta con explosivos y material para fabricarlos.

Las autoridades españolas sospechan que participaron también en la preparación del depósito de explosivos organizado por ETA en territorio luso que fue descubierto el 4 de febrero en una casa de la localidad portuguesa de Obidos, donde la Policía encontró 800 kilos de explosivos.

La comparecencia de los presuntos etarras se produjo mientras el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su homólogo luso, Rui Pereira, celebraban una reunión cerca de Lisboa en la que acordaron reforzar la cooperación policial y la lucha contra el terrorismo.

Rubalcaba agradeció la labor de las autoridades portuguesas que permitió detener a García Arrieta y Yáñez Ortiz de Barrón sólo dos horas después de que la policía española avisara a la portuguesa de que habían huido del control cercano a la frontera.

Los dispositivos electrónicos encontrados en la furgoneta que trasladaban hacia Portugal, explicó el ministro español, pusieron a las fuerzas de seguridad sobre aviso de que ETA podía tener ya en este país explosivos para ser utilizados con esos equipos o planeaba tenerlos.

Sobre las actuaciones judiciales lusas contra los dos presuntos etarras Rubalcaba señaló que España quiere su entrega para procesarlos pero dependen de la Justicia portuguesa.

El ministro dijo que respeta sus ritmos, calendarios y las decisiones que adopte, pero mostró su esperanza de que sean "positivas".