Jueves, 18 de Febrero de 2010

La deuda pública de Europa del Este es similar a la griega, según un estudio

EFE ·18/02/2010 - 16:28h

EFE - Un estudio del Erste Bank, la segunda entidad financiera de Austria, indicó que la deuda pública de toda Europa del Este es similar a la de Grecia, a pesar de que la región cuenta con nueve veces más población. En la imagen, el director general del banco austríaco Erste Bank AG, Andreas Treichl. EFE/Archivo

Un estudio del Erste Bank, la segunda entidad financiera de Austria, indicó hoy que la deuda pública de toda Europa del Este es similar a la de Grecia, a pesar de que la región cuenta con nueve veces más población.

La deuda pública de Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Rumanía y Croacia, que en conjunto tienen alrededor de 90 millones de habitantes, asciende a 347.000 millones de euros, mientras que Grecia, con una población de 11 millones, arrastra unos 300.000 millones de deuda.

Según el análisis firmado por Juraj Kotian, los citados países de Europa del Este no tendrán problemas para afrontar la refinanciación de su deuda pública porque comparativamente es menor que la de los países de la región occidental del continente.

Otra ventaja de estos países es que sólo una pequeña parte de la deuda pública está en manos de inversores extranjeros, lo que reduce la volatilidad, indicó el documento.

Así, Hungría, el más endeudado de la región con el equivalente al 80% del PIB, sólo tiene una cuarta parte de su deuda en manos de inversores extranjeros.

Comparativamente, los inversores foráneos controlan el 86 por ciento de la deuda pública griega, lo que hace al país más vulnerable ante "ventas rápidas" por la situación del mercado.

El análisis afirma que la crisis retrasará la introducción del euro en los países de la región que aspiran a ello hasta, al menos, 2015 o 2016. Eslovaquia está dentro de la eurozona.

Los analistas consideran que el acceso al euro será más difícil porque los controles sobre los criterios de Maastricht serán más estrictos.

Hungría y Rumanía son los países de la región más afectados por la crisis económica y han tenido que solicitar la ayuda del Fondo Monetario Internacional.