Jueves, 18 de Febrero de 2010

Aznar dice que un "pirómano" como Zapatero no puede ser el jefe de bomberos

EFE ·18/02/2010 - 15:00h

EFE - Una treintena de universitarios con una pancarta durante la manifestación que han llevado a cabo en la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo, antes de la conferencia impartida por el ex presidente del Gobierno José María Aznar en el Aula Magna.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha cuestionado hoy la capacidad de José Luis Rodríguez Zapatero para reclamar consensos o afrontar la crisis actual porque, ha dicho, "el jefe de los pirómanos no puede ser nunca el capitán de los bomberos y España necesita un gran equipo de bomberos".

En su opinión, Rodríguez Zapatero "ni tenía ni tiene convicciones para ser presidente, ni un buen equipo, ni una política acertada" para conseguir afrontar la crisis "más difícil" que ha vivido el país en los últimos años y para cuya superación es preciso cambiar el rumbo perdido en 2004 y recuperar los valores de la transición.

Aznar, presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), se ha pronunciado en estos términos durante una "accidentada" conferencia impartida en la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo ante cientos de estudiantes y cargos regionales del PP que abarrotaron el Aula Magna.

Minutos antes de la charla, organizada por la Fundación FAES en colaboración con Nuevas Generaciones del PP, una treintena de universitarios se manifestaron con una pancarta en la que se podía leer "Aznar, criminal de guerra", mientras coreaban consignas como "Aznar, fascista, tú eres el terrorista".

Aznar, que fue recibido por una fuerte ovación, aplausos y gritos de "presidente" para contrarrestar los gritos y silbidos de los manifestantes, fue interrumpido a lo largo de su discurso por varios jóvenes que en distintos momentos le llamaron "asesino" o "criminal" y que le pidieron que se fuera de la Universidad, incidentes que el ex presidente saldó con frases como "no pasa nada" o "no pueden vivir sin mí" o, simplemente, sin comentarios.

Tras asegurar que su vocación política "ha sido, es y seguirá siendo muy firme", y que ha dedicado su vida a "mejorar la situación de España", ha añadido que cree en los españoles y en sus capacidades para salir de la crisis "si están bien orientados y aúnan esfuerzos.

No obstante, ha advertido de que si ahora se pide consenso político sobre la base que ha llevado a que en España haya 4,5 millones de parados, o en materia de educación, cuando el país "registra el mayor fracaso escolar de Europa", se trataría de un "consenso inútil".

"Estos señores que están dirigiendo España se han fundido el país y no tienen legitimidad para decir al resto que vayan a recoger los escombros", ha afirmado Aznar, para quien es preciso cambiar el rumbo del país "contando con los mejores equipos".

En su opinión, hay que abordar reformas educativas, laborales, energéticas o laborales para superar esta crisis en la que, en su opinión, se han cometido tres errores fundamentales: haber parado el proceso de reformas iniciado en 1996, haber negado la existencia de una crisis y haber tomado medidas contrarias a las que se precisan para recuperar la competitividad perdida, sin la que no se puede volver a crear empleo.

El éxito histórico de España durante treinta años se ha asentado, según Aznar, en tres grandes pilares: que los españoles supieron mirar al futuro y no repetir los errores del pasado, el asentamiento de dos grandes fuerzas políticas de centro-derecha y centro-izquierda, y en su transformación en un país descentralizado.

No obstante, ha asegurado que ahora ese éxito peligra porque se han puesto en peligro esos pilares, como se ve en el hecho de que se ha pasado de hablar de la España plural de las autonomías, a que se hable de independencia de territorios.

En su opinión, es preciso "recuperar los objetivos y el rumbo marcado en la transición democrática" para que la renta o el agua se pueda transferir de un lugar a otro o el español se pueda enseñar en todas partes.