Jueves, 18 de Febrero de 2010

España desvincula la dimisión de Yvo de Boer del resultado de Copenhague

EFE ·18/02/2010 - 13:32h

EFE - Imagen de archivo tomada el 17 de noviembre de 2008 que muestra al secretario ejecutivo de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Yvo de Boer, durante una rueda de prensa en Bonn, (Alemania). De Boer ha anunciado hoy, 18 de febrero, inesperadamente su dimisión del cargo a partir del próximo 1 de julio.

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha desvinculado hoy la dimisión del secretario ejecutivo de la Convención de Naciones Unidas de Cambio Climático, Yvo de Boer, de la Cumbre del Clima de Copenhague, en la que los países no fueron capaces de llegar a un acuerdo.

En declaraciones a Efe, Ribera ha asegurado que se trata de una decisión totalmente personal, que De Boer había planificado ya hacía tiempo, y ha considerado que es "perfectamente comprensible" dejar un cargo "agotador e intenso" después de más de tres años.

"Sé positivamente que no es así", ha respondido Ribera a la pregunta de si la dimisión se debe al "fracaso" de la cumbre de Copenhague como han afirmado algunas organizaciones ecologistas.

"En el mejor de los éxitos de Copenhague la decisión hubiera sido la misma", ha subrayado la secretaria de Estado, quien ha insistido en que "la intensidad de la función nos hace entender a todos perfectamente que es necesario reciclarse y pasar a cosas más tranquilas".

Tras lamentar la marcha de De Boer, Ribera ha calificado su labor de "muy fructífera" y ha señalado que en los tres años al frente de la Convención ha sabido combinar "una capacidad de trabajo y un ritmo de negociación muy bien llevados en un tema muy difícil.

Ribera ha valorado también que el máximo responsable de la ONU en cambio climático haya anunciado con tiempo suficiente su intención de dejar el cargo para que el secretario general de Naciones Unidas busque a la persona idónea para sustituirle.

Sobre el perfil que debería tener el sustituto, ha considerado que debería ser de un país en desarrollo y tener una gran capacidad de liderazgo y, al mismo tiempo, ser consciente de la función de intermediación que exige ese cargo.