Jueves, 18 de Febrero de 2010

Israel no teme una crisis diplomática por el asesinato de líder Hamás en Dubai

EFE ·18/02/2010 - 11:37h

EFE - Un grupo de militantes del grupo Hamas posa junto a una fotografía del asesinado comandante militar de Hamas, Mahmoud al-Mabhouh, el pasado 17 de febrero, al norte de la Franja de Gaza. Mahmoud al-Mabhouh fue asesinado en Dubai. EFE/Archivo

Israel no cree que el uso de pasaportes falsos extranjeros por el equipo que asesinó en Dubai al líder de Hamás, Mahmud al Mabhuh, pueda generar una crisis diplomática con países amigos por las sospechas de que fue obra del Mosad.

"No tememos que esto pueda generar una crisis. No existe una relación concreta de Israel con el caso y tampoco las autoridades de Dubai han acusado a Israel", señaló hoy a Efe el portavoz del Ministerio israelí de Asuntos Exteriores, Igal Palmor.

Londres e Irlanda han organizado una reunión hoy con los representantes de Israel para hablar del asunto de los pasaportes en la muerte de Al Mabhuh, el pasado 19 de enero en un hotel de Dubai, la capital de los Emiratos Árabes Unidos.

La policía de Dubai ha emitido orden de busca y captura de once personas, cuyos pasaportes falsos se correspondían con seis británicos, tres irlandeses, un alemán y un francés.

Palmor subrayó que la diplomacia británica ha "invitado", en vez de "convocado", al embajador israelí, Ron Prosor, lo que a su juicio muestra una voluntad de "no dramatizar ni añadir más histeria" a la situación.

Ayer, el primer ministro británico, Gordon Brown, prometió una "investigación a fondo" del crimen, como le exige la oposición.

No es la primera vez que el uso de pasaportes británicos falsos aparece vinculado a una supuesta operación del Mosad, los servicios secretos de Israel en el exterior.

En los años ochenta, ocho documentos de identificación británicos falsos fueron encontrados por casualidad en una cabina de teléfono de Alemania junto a documentos que los vinculaban a Israel y entregados a la embajada del Reino Unido.

El asunto llevó al Foreign Office a llamar a consultas al embajador israelí en Londres y a que el Estado judío prometiera a Londres en 1986 que no volvería a falsificar documentos británicos para sus operaciones secretas.

Una década antes, el Gobierno británico había protestado ante Israel después de que una agente del Mosad utilizara un documento falsificado para viajar al Líbano y asesinar en Beirut al líder palestino acusado de organizar la matanza de las Olimpiadas de Munich en 1972, Ali Hasan Salameh.

Ahora también Austria podría pedir explicaciones a Israel tras conocerse que los asesinos de Al Mabhuh se comunicaron por medio de móviles con tarjetas de la compañía austríaca T-Mobile.

Además del posible embrollo diplomático, Israel afronta la eventual respuesta del brazo armado de Hamás, las Brigadas de Azedín al Kasam, a cuya fundación contribuyó el líder liquidado en Dubái.

"La decisión ya se ha tomado y los asesinados deben esperar una venganza", dijo anoche el líder de la milicia del grupo islamista, Abu Obaida, en una ceremonia en homenaje a Al Mabhuh en el lugar donde nació, en el campo de refugiados de Yabalia (norte de Gaza).

"La decisión de responder os mantendrá obsesionados con miedo, pánico y terror. Decidiremos el mecanismo adecuado para aplicar nuestra decisión, pero no os diremos cómo, cuándo ni dónde", lanzó Abu Obaida a los israelíes.

El líder miliciano quiso además "recordar al enemigo sionista" las "dolorosas venganzas" con que su grupo respondió a anteriores asesinatos de sus líderes, como sangrientos atentados suicidas.

También ayer, el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, dijo que no existen pruebas de que su país esté detrás del asesinato de Al Mabhuh, responsable de la muerte y secuestro de israelíes en los años ochenta.

Aunque en Israel las informaciones sobre la presunta implicación del Mosad se atribuyen a medios extranjeros, algunas voces se preguntan en la prensa si la operación fue debidamente planificada y advierten de los riesgos de crear roces con países amigos por el tema de los pasaportes apenas un año después de la operación en Gaza, que dejó unos 1.400 palestinos muertos y la acusación por un informe de la ONU de crímenes de guerra.