Jueves, 18 de Febrero de 2010

Entre el visionario y la medalla

Mirambell y Castellet entran en liza

PACO GRANDE ·18/02/2010 - 08:30h

Queralt Castellet. EFE

Son como el día y la noche. Ander Mirambell es un torrente de comunicación. Se le ve inquieto por canalizar sus inquietudes, explicarlas y compartirlas. Es el arquetipo de visionario. Sabe del poder de los medios y no escatima tiempo para compartir sus ideas. "En casa siempre decimos la siguiente frase: donde comen diez, comen doce. Yo me la aplico. Cuanta más gente me rodee, mejor; cuanta más gente comparta conmigo esta aventura, pues mejor", esgrime el primer deportista español en participar en skeleton en la historia de unos Juegos de Invierno.

Queralt Castellet negocia con la tabla de snow, después de un pasado como gimnasta. Precisamente, esa elasticidad aprendida en los aparatos ha moldeado su cuerpo para describir giros y piruetas en el medio tubo del half-pipe. A diferencia de Mirambell, su exigencia va más allá de participar. Ganadora a principios de esta temporada de la prueba del Dew Tour, en Breckenridge, y tercera en la de Snowbasin, en Colorado, perfiló su puesta a punto para los Juegos en Park City (Utah), desde donde llegó a la Columbia Británica dos días antes de la ceremonia inaugural. En ella, Queralt asumió la exigencia que supone ser el abanderado español en una competición en la que apenas hay expectativas de éxito: la medalla.

Para ello, ha preparado una serie de trucos que "son top secret", argumenta. Su evolución técnica ampara su optimismo. "He alcanzado un punto de sostenibilidad en el aire que no tenía. Controlo el aire y, por tanto, tengo más tiempo para flotar y realizar mejor los trucos", explica Queralt, demasiado esquiva ante los micrófonos. Su medalla se disputará en la madrugada española (02:00 h, Teledeporte) ante las estadounidenses Bleiler, Clark y Teter y la armada china.

En el caso de Mirambell, los rivales por el éxito quedan lejos. Por eso, asegura que estar junto a Donald Sutherland ha sido uno de sus momentos impactantes en estos Juegos. "También quiero ver un partido de hockey hielo", razona Ander, que tiene superados sus miedos ante la pista en la que falleció Kumaritashvilli. "Lo que ha pasado es una triste fatalidad. Pasa una vez cada dos millones", redunda.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad