Jueves, 18 de Febrero de 2010

Rosa Estaràs responsabiliza a Matas del caso Palma Arena

La ex vicepresidenta dice que estaba "interesado" en las obras

NÚRIA FELIP ·18/02/2010 - 00:30h

Rosa Estaràs. EFE

El ex presidente de Illes Balears Jaume Matas ha probado tener el enemigo en casa, en su propio partido. Y muy cerca. La que fuera su número dos en el Govern en la pasada legislatura (2003-2007), Rosa Estaràs, le responsabilizó de las decisiones en torno al velódromo Palma Arena. No fue una declaración espontánea, sin medir las consecuencias. La ex vicepresidenta del Ejecutivo balear se lo dijo al juez instructor del presunto caso de corrupción, José Castro. Durante las tres horas en las que prestó testimonio, siempre en calidad de testigo, Estaràs apuntó a su superior como el responsable de impulsar la construcción del Palma Arena. El principal "interesado", afirmó, en que las obras de la infraestructura avanzasen.

La hoy eurodiputada del PP también se esforzó en quitarse en medio: insistió en que no tuvo nada que ver con las principales decisiones que rodearon al velódromo. No es una matización accesoria, pues el juez investiga si Matas y personas próximas a él se enriquecieron ilegalmente con la construcción del Palma Arena, que al final costó unos 110 millones de euros. La obra se presupuestó en 48 millones.

El velódromo costó 110 millones, más del doble de lo presupuestado

Castro interrogó a la también ex presidenta del PP balear sobre contratos presuntamente irregulares que se firmaron durante la pasada legislatura para la ejecución de una de las infraestructuras estrella del Govern de Matas.

Estaràs se desvinculó de todo delito o infracción. En este sentido, manifestó que no asistía a las reuniones del patronato de la Fundación Illesport, entidad presidida por Matas a través de la cual el Ejecutivo autonómico participaba económicamente en el proyecto.

Otro cargo se desvincula

Rosa Estaràs se desvinculó ante el juez de todo delito o infracción

Al finalizar los encuentros, explicó Estaràs al juez Castro, el secretario del patronato o el president daban el visto bueno en un acta que, a veces firmaba la propia vicepresidenta, en sustitución de Matas.

Sin embargo, cuando se le mostró uno de estos escritos aseguró que la firma reflejada no era suya y que se trataba, por lo tanto, de un acta falsa. Asimismo, interrogada por uno de estos documentos en los cuales aparece como asistente a una de las reuniones, Estaràs dijo que la "firmó por error", ya que tenía que "leer muchos documentos".

Ayer, una compañera de Estaràs en el Govern, Rosa Puig, ex consejera de Presidencia y Deportes, defendió ante el juez la "poca implicación" de su departamento en la construcción del Palma Arena.

Pese a su declaración de ayer, Estaràs no podía negar su cercanía a Matas. Fue su mano derecha en la pasada legislatura y fue su sustituta como presidenta del PP en las Illes cuando el también ex ministro decidió abandonar la política y emigrar a EEUU después de perder el Govern en las elecciones autonómicas de 2007. Un cargo, por cierto, que no ejerció mucho tiempo. Sólo dos años aguantó Estaràs en la oposición hasta que el goteo de casos de corrupción que afectaban a su partido y al Govern del que fue vicepresidenta pudieron con ella.

Fue precisamente el caso Palma Arena la gota que colmó el vaso, la que le obligó a abandonar la política en Balears para continuarla en Bruselas como eurodiputada del PP, aunque ella siga alegando "motivos de salud".

La causa, que investiga un presunto delito de malversación de fondos públicos, falsedad y cohecho, se abrió en agosto de 2008. Un año más tarde, la policía detuvo a ocho personas en la llamada operación Espada. Entre ellos, el director general de Deportes en la era Matas, José Luis Pepote Ballester, y el ex presidente del consorcio del velódromo y ex edil de Deportes de Palma, Rafael Durán. El velódromo se presupuestó en 48 millones. Costó 110.

En el sumario se ha añadido la investigación del patrimonio de Matas y su supuesto incremento ilícito. Unas acusaciones por las cuales deberá responder el próximo martes 23 de marzo, el día en que está citado a declarar ante el juez José Castro en calidad de imputado.