Jueves, 18 de Febrero de 2010

El 3% de los padres vascos elige castellano en las aulas

Tres de cada cuatro familias optan por una educación sólo en euskera

GUILLERMO MALAINA ·18/02/2010 - 00:30h

Aula de un centro educativo vasco. Humberto bilbao

Los modelos lingüísticos acapararon ayer parte de la atención política en Euskadi por tres factores. El primero fue la valoración de la consejera de Educación, la socialista Isabel Celaá, tras ratificar que la mayoría de las familias (tres de cada cuatro) desean que sus hijos estudien en euskera y que, por el contrario, sólo el 3% de los padres opta por la oferta en español. La segunda razón estuvo motivada por el PP, que, molesto con los datos, acusó al Gobierno de Patxi López de ofrecer una "foto no real" e incumplir su pacto. El tercer motivo para el debate fue el último informe de Educación, que revela que el 85% de los jóvenes que estudia en el modelo en castellano no logra el nivel medio de euskera.

Todos estos datos corroboran los de años anteriores, tanto sobre la preferencia de los padres para que sus hijos estudien en euskera, como acerca de la práctica nulidad del modelo en castellano, con el euskera como asignatura, para que los estudiantes dominen la lengua vasca al finalizar la enseñanza obligatoria.

Otro ataque del PP

Los conservadores comenzaron esta vez a meter presión al Gobierno vasco con la apertura, el 1 de febrero, del plazo de prematriculación. Cerrado ya el trámite y con los resultados en la mano, ayer su secretario general, Iñaki Oyarzábal, reprochó al Ejecutivo vasco que los padres no habían podido "elegir en libertad; ha habido presiones". Los resultados son, en cualquier caso, clarificadores: 728 familias (3,9%) han optado por el modelo A (en español, con el euskera como asignatura), 4.077 (22,4%) han elegido la opción bilingüe y 13.436 (73,6%) se han decantado por el modelo D, en euskera con el castellano como asignatura. El PP presiona ahora al Ejecutivo vasco con el argumento de que 104 de las familias que demandan el modelo A, en centros donde no se ofertaba, y otras 114 en el caso del bilingüe "no verán satisfecha su solicitud". Los conservadores obvian que hay 78 familias más en idéntica situación tras elegir el modelo D.

La consejera de Educación replicó que, desde un principio, ha condicionado la apertura de nuevas aulas en el modelo que sea a que haya un mínimo de 20 alumnos. A falta de revisar cada centro, dijo no tener constancia de "ningún caso" donde se cumpla esa premisa, por lo que estudiará la petición de esas familias para "ver cómo se acomodan". Insistió, además, en que todos los padres "han ejercido plenamente su libertad lingüística".

En medio de la polémica, el PNV recordó a Celaá que las familias siempre habían podido "elegir con libertad" también con los anteriores gobiernos. Aralar instó a la consejera a aclarar qué hará para que los alumnos "que no van a estudiar en un modelo que garantiza el aprendizaje de las dos lenguas oficiales al finalizar su educación tengan un conocimiento suficiente" de ambas. EB censuró que el PP pretenda "imponer sus obsesiones lingüísticas" y pidió a Celaá un "proyecto de modelo único". Y EA apuntó que los datos de prematriculación "deben conducir obligatoriamente a un modelo único" con el euskera como lengua vehicular.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad