Miércoles, 17 de Febrero de 2010

La Berlinale, una vitrina para el renacimiento del cine alemán

Reuters ·17/02/2010 - 18:03h

El cine alemán alguna vez fue el patito feo del Festival de Cine de Berlín: solo un puñado de películas de bajo presupuesto eran permitidas a regañadientes en el programa.

Pero la Berlinale se ha convertido en una vitrina para la industria alemana en los nueve años desde que el director Dieter Kosslick asumió el mando de manos de Moritz de Hadeln, un suizo que causó resistencia entre cineastas alemanes durante casi los 22 años en que ejerció como autoridad del festival.

Kosslick, fanático inmutable de las producciones alemanas, ha liderado la organización y ha ayudado a revivir el cine alemán, a pesar de que fue una decisión arriesgada para uno de los más importantes festivales del mundo.

Siete de los 26 filmes que están en la principal selección de este año fueron producidos por cineastas alemanes o con dinero alemán, como es el caso del thriller de Roman Polanski "The Ghost Writer" sobre un ex primer ministro británico, que fue filmado en Berlín en el estudio Babelsberg.

Rise and Fall" sobre el nazi Joseph Goebbels; "Shahada" acerca de musulmanes en Alemania y "The Hunter" ambientada en Irán.

"Se ha convertido en una tradición nuestra poner películas alemanas de vuelta en el programa", comentó Kosslick a Reuters. "Ha sido genial. Las películas alemanas tienen que ser promovidas. Fue un poco audaz al principio. Pero ya no es una gran cosa", aseguró.

Ciertamente fue un tema para cineastas alemanes que en el pasado se quejaron amargamente por el abandono. Las películas alemanas han ganado varios Osos de Oro y de Plata en el festival de Berlín desde 2002.

"Se ha convertido en un hogar para películas alemanas nuevamente", comentó Doris Doerrie, cuya comedia "Die Friseuse" sobre una peluquera con sobrepeso apareció en una competición paralela y ha cosechado críticas muy favorables. También fue vendida a otros países.

"Es un gran honor tener una película aquí otra vez", agregó Doerrie. De las 392 películas que participan en el festival, hay 80 cintas alemanas.