Miércoles, 17 de Febrero de 2010

Muchos niños en EEUU tienen problemas crónicos de salud: estudio

Reuters ·17/02/2010 - 17:25h

Por Julie Steenhuysen

Más de un cuarto de los niños estadounidenses tienen una enfermedad crónica como obesidad o asma, pero muchos de ellos superan estos problemas con el tiempo, dijeron investigadores locales.

Los resultados demuestran que las condiciones crónicas están aumentando entre los niños y que el acceso al sistema de salud es fundamental para diagnosticarlos y tratarlos, señalaron.

"Muchos niños tendrán enfermedades crónicas durante su infancia", dijo la doctora Jeanne Van Cleave, del Hospital General de Niños de Massachusetts, en Boston, que trabajó en el estudio publicado en el Journal of the American Medical Association.

"Es muy importante que los niños tengan un acceso continuo a un servicio de salud de alta calidad, sobre todo de atención primaria, donde se tratan muchas de estas condiciones", dijo en una entrevista telefónica.

El equipo de Van Cleave usó datos de un sondeo del Gobierno de tres grupos de niños -cada uno con 1.000 o más participantes- de entre 2 y 8 años entre 1988 y el 2006.

La tasa de enfermedades crónicas como obesidad, asma y problemas de aprendizaje, se duplicaron al 26,6 por ciento en el 2006 desde el 12,8 por ciento en 1994, dijeron los investigadores.

"La buena noticia es que, para casi la mitad de estos niños, las enfermedades se irán con el tiempo", dijo Van Cleave.

El equipo halló que el 16,6 por ciento de todos los niños sondeados tenían una enfermedad crónica al comienzo del estudio, porcentaje que pasó al 20,8 hacia el final del período.

Pero sólo el 7,4 por ciento de los niños tenían una condición crónica tanto al comienzo como al final del estudio, y un 9,3 por ciento de aquellos que reportaron una enfermedad al inicio ya no la sufrían al concluir la investigación.

"Es un hallazgo muy esperanzador. Ofrece muchas oportunidades para la prevención y para conocer más acerca de por qué ciertas condiciones crónicas se resuelven y otras no, y por qué la misma enfermedad desaparece en un niño y no en otro", dijo Van Cleave.

Lo importante, sostuvo, es encontrar los motivos por los cuales los niños se curan. Se necesitan nuevos estudios para analizar los factores del entorno para comparar la presencia o ausencia de mejoras en los niños, agregó.

"Nuestro estudio no analizó específicamente cuáles de los niños con obesidad crónica tenían más probabilidades de resolver su enfermedad. Esa sería una información muy importante que podría usarse en la asistencia médica real", dijo Van Cleave.