Miércoles, 17 de Febrero de 2010

La Justicia francesa condena a diez años a Harriet Aguirre, ocho a Mendizábal y seis a Garmendia

EFE ·17/02/2010 - 17:31h

EFE - La Justicia francesa impuso este miércoles una pena de diez años de cárcel a Harriet Aguirre (i), considerado "número dos" del aparato militar de ETA en 2005, mientras que Idoia Mendizábal (c) y Alberto Garmendia (d), arrestados junto a él ese año, recibieron ocho y seis años de prisión respectivamente. EFE/Archivo

El Tribunal Correccional de París condenó hoy a diez años de cárcel a Harriet Aguirre, considerado "número dos" del aparato militar de ETA en 2005, mientras que Idoia Mendizábal y Alberto Garmendia, arrestados junto a él en octubre de ese año, recibieron ocho y seis años de prisión respectivamente.

La presidenta del tribunal Nathalie Dutartre señaló durante la lectura de la sentencia que una vez que cumplan esas penas se decretará la expulsión definitiva de Francia para los tres.

Las condenas fueron las mismas que había pedido en el juicio, celebrado el pasado 19 de enero, la representante de la fiscalía, Fanny Bussac, quien entonces dijo que los tres formaron parte del aparato militar de la organización terrorista y se ocuparon también de labores de formación de activistas de la banda en clandestinidad.

Bussac había insistido en la proximidad en ese tiempo entre Aguirre y el entonces jefe militar de la organización terrorista, Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", cuyas huellas se hallaron en algunos documentos incautados en la casa de la localidad de Arpajon-sur-Cere, cerca de la ciudad de Aurillac (centro de Francia), donde fueron capturados los tres ahora sentenciados.

En esa vivienda, las fuerzas del orden también se aprehendieron de un pequeño arsenal, material informático, documentación falsa, útiles para robar vehículos, publicaciones internas de ETA, manuales sobre el uso de armas y explosivos, material para la formación de activistas y ficheros con mapas en los que se indicaban los lugares de los atentados o intentos de atentados cometidos en 2004 y 2005.

Asimismo, en un garaje aledaño al piso en el que se les arrestó se localizó un coche que había sido robado en Francia, al que se le habían incorporado placas de matrículas falsas.

Esos elementos, entre otras pruebas, sirvieron de base para la condena por todos los cargos por los que estaban imputados, entre los que destacan, además de la pertenencia a una organización terrorista, el de tenencia de armas y explosivos en banda organizada, uso de documentos falsos o receptación de un vehículo robado con matrículas falsas.

Aguirre, nacido en 1979 en San Sebastián, según su hoja de antecedentes en España participó en actos de violencia callejera ("kale borroka") desde muy joven y se le atribuye su participación en 2001 en el asesinato del teniente de alcalde de la localidad guipuzcoana de Lasarte, el socialista Froilán Elespe.

A Idoia Mendizábal Múgica, nacida en 1977, y también miembro del aparato militar de ETA, se la considera la presunta autora material del atentado con bomba-lapa en 2002 contra el entonces dirigente de las Juventudes Socialistas, Eduardo Madina, que le costó la amputación de una pierna.

Se le relaciona, además, con el envío de tres paquetes-bomba a otros tantos profesionales de la prensa del País Vasco en 2002, y con la colocación ese mismo año de una bomba en un carrito de la compra que explotó al paso de la teniente de alcalde de Portugalete (Vizcaya), la socialista Esther Cabezudo, que resultó herida.

Alberto Garmendia Lazunza, nacido en 1979 y natural de Pamplona, entró en clandestinidad en 2003 y se le ha vinculado con distintos atentados cometidos por la organización terrorista en 2004.

Durante el juicio en París, la fiscal había señalado que aunque el historial criminal del que disponían las fuerzas del orden sobre este último era el menor de los tres, sus huellas habían aparecido en documentos sobre la fabricación de explosivos incautados en otra operación contra ETA.