Miércoles, 17 de Febrero de 2010

Dubai desenmascara a varios asesinos del Mosad

Los israelíes exigen la dimisión del jefe del servicio secreto por el fiasco tras el asesinato de un líder de Hamás en el emirato árabe

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·17/02/2010 - 12:07h

Los agentes siguen a Mabhoud vestidos con ropa de tenis, para verificar en la habitación en la que se alojaba.

Después de casi un mes de euforia contenida por el asesinato del líder de Hamás Mahmud al-Mabhuh en un hotel de Dubai, los israelíes se han despertado del ensueño en que vivían desde el 20 de enero, al descubrir que por lo menos siete de sus conciudadanos, todos ellos inmigrantes judíos, seis del Reino Unido y uno de Estados Unidos, figuran en la lista de busca y captura de Interpol.

La prensa local ha cambiado radicalmente el tono de su discurso para exigir abiertamente la cabeza de Meir Dagan, jefe del Mosad, a quien se hace responsable del fiasco de ver los rostros de los agentes del Instituto en las pantallas de televisión y en los periódicos de todo el mundo, así como los nombres de al menos siete conciudadanos que sostienen que son inocentes.

Acostumbrados a la discreción, los israelíes no aceptan ser descubiertos

Citando su política de ambigüedad, el Gobierno israelí dijo ayer que no hay pruebas de su implicación en la muerte de Mabhuh. "No sé por qué asumen que Israel o el Mosad usaron los pasaportes. Israel nunca responde, nunca confirma y nunca desmiente. No hay motivo para cambiar esta política", declaró ayer a la radio del ejército el ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman.

Mientras tanto, las noticias desde el emirato árabe señalan que son 17 y no 11 los presuntos agentes del Mosad que participaron en el asesinato de Mabhuh, aunque la identidad de los nuevos seis sospechosos todavía no se ha revelado.

Marea de datos

"Israel nunca responde, confirma ni desmiente", dice Lieberman

De la marea de datos que Dubai está divulgando, se deduce que los asesinos utilizaron pasaportes perfectamente legales de al menos dos países europeos y que esos documentos fueron recogidos por el Mosad de sus portadores legales inmigrantes judíos para entregarlos, con la fotografía debidamente modificada, pero no el nombre, a sus propios agentes.

Este método tiene la ventaja de que si la policía de Dubai hubiera sospechado de algún agente israelí, se habría puesto en contacto con las autoridades del país de origen, desde donde le habrían informado que los pasaportes eran auténticos.

 

Seis de los identificados son judíos británicos de nacimiento, aunque residen en Israel. El séptimo es un judío estadounidense con pasaporte alemán que también reside en Israel.

"La crisis diplomática no es, de momento, con Dubai, sino con los países cuyos pasaportes usaron los asesinos", escribe el diario Haaretz en un artículo titulado Por qué Meir Dagan debe irse.

La semana pasada, el diario Maariv publicó un reportaje en el que se indicaba que Israel ha iniciado una campaña de asesinatos en todo Oriente Próximo. En los últimos meses, se han cometido asesinatos en Siria, Libano y Dubai, y en los tres casos se ha señalado que detrás estaba la mano del Mosad.

Israel ha logrado un importante éxito diplomático al apartar la atención de la comunidad internacional de la ocupación de los territorios palestinos y del bloqueo de la franja de Gaza para fijarla en torno a Irán. En Estados Unidos y en Europa, ya no se habla de otro tema que no sea Irán, lo que permite a los servicios secretos israelíes operar con más libertad e impunidad en la región.

Fuerte censura interna

Aunque los pasaportes legales fueron falsificados en Tel Aviv para introducir las fotos de los agentes del Mosad, la fuerte censura que existe en Israel en torno a las cuestiones de seguridad ha hecho que ningún medio de comunicación haya identificado a los agentes del Instituto, cuyas fotos han divulgado sin restricción periódicos y televisiones.

En Israel sólo se pueden reproducir las informaciones sobre defensa e inteligencia cuando han sido previamente difundidas por medios extranjeros. No se puede ir más allá en la información sin contar con la autorización del censor.

La detención de al menos dos palestinos en este mismo caso ha provocado un enfrentamiento entre Hamás y la ANP. Al parecer, uno de los detenidos es miembro de la policía leal al presidente Mahmud Abás, lo que suscita nuevos interrogantes acerca del alcance de la colaboración entre la ANP e Israel.