Miércoles, 17 de Febrero de 2010

Cocinero español fue designado miembro del consejo asesor de turismo de EE.UU.

EFE ·17/02/2010 - 01:02h

EFE - El consejo se encarga de asesorar al secretario respecto de políticas y programas que tienen que ver con la industria de los viajes y el turismo. EFE/Archivo

El cocinero español José Andrés fue designado hoy miembro del nuevo Consejo Asesor de turismo y Viajes del Gobierno de EE.UU., anunció el secretario de Comercio, Gary Locke.

Andrés, elegido chef del año por la revista estadounidense GQ en 2009, integrará el consejo junto a otras 28 personas, la mayoría de ellas representantes de la empresa privada.

El chef español, quien llegó a Estados Unidos en 1991, es fundador de la compañía Think FoodGroup, que presenta su propio programa en la cadena de televisión PBS.

Su primer restaurante, Jaleo, es uno de los favoritos de Washington.

Según indicó Locke en un comunicado, los miembros del nuevo consejo representan a un amplio sector de la industria, incluyendo los servicios de transporte, financieros, de hoteles y de restaurantes.

"La salud y la estabilidad de la industria del turismo toca a todas las regiones y tiene impacto en el empleo y la fuerza económica de todo el país", indicó el secretario de Comercio.

El consejo se encarga de asesorar al secretario respecto de políticas y programas que tienen que ver con la industria de los viajes y el turismo.

También constituye un foro para analizar y proponer soluciones a problemas vinculados a la industria turística.

Los viajes y el turismo en general constituyen importantes puntales de la economía estadounidense y representan el 2,7 por ciento del producto interior bruto (PIB) del país.

Según el Departamento de Comercio, una de cada 16 plazas de trabajo en Estados Unidos tiene su origen en la industria de los viajes y el turismo.

El nuevo consejo ampliado sustituirá al que concluyó sus funciones en septiembre del año pasado.

En su reunión final presentó al Departamento de Comercio una serie de recomendaciones sobre tres problemas que se consideran clave: la congestión en los aeropuertos, los problemas para facilitar los viajes y la situación económica de la industria.