Martes, 16 de Febrero de 2010

El Papa califica de la pedofilia "delito odioso"

Reuters ·16/02/2010 - 17:52h

El Papa Benedicto XVI dijo a los obispos irlandeses durante los dos días de conversaciones de crisis que han mantenido sobre un escándalo de pedofilia que el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes es un "delito odioso" que deben afrontar con decisión, indicó el martes el Vaticano.

En un comunicado entregado tras dos días de reuniones, el Vaticano señaló que los obispos irlandeses le han prometido al Papa que cooperarán con las autoridades civiles en las investigaciones del escándalo.

"El Santo Padre observó que el abuso sexual de niños y jóvenes no es sólo un delito odioso, sino también un grave pecado que ofende a Dios y daña la dignidad del ser humano creado a su semejanza", añadió el texto.

Benedicto XVI, los 24 obispos irlandeses y altos cargos del Vaticano se reunieron en respuesta al escándalo en Irlanda sobre el Informe de la Comisión Murphy, que denuncia el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes.

El informe, publicado en noviembre, afirma que la Iglesia en Irlanda ocultó "de forma obsesiva" el abuso de menores en la archidiócesis de Dublín entre 1975 y el 2004, y funcionó con una política de "no preguntes, no hables".

La fase de reuniones, la primera de su especie que se celebra en el Vaticano en ocho años, trató un plan de acción y podría conducir a la dimisión de más prelados, en una remodelación de la jerarquía eclesiástica irlandesa. Hasta el momento, ha habido cuatro renuncias.

"Aunque (el Papa) es consciente de que la dolorosa situación actual no se resolverá rápidamente, instó a los obispos a afrontar los problemas del pasado con determinación y decisión, y enfrentarse a la presente crisis con honestidad y coraje", declaró el comunicado.

COOPERACIÓN CON LAS AUTORIDADES

Los obispos también "subrayaron su compromiso a cooperar con las autoridades legales en Irlanda -Norte y Sur", así como con otras organizaciones que investigan los abusos de menores, decía el documento.

El informe Murphy indicó que todos los obispos de Dublín en ejercicio durante el periodo estudiado conocían varias denuncias al respecto, pero la archidiócesis se preocupó más de proteger la reputación de la Iglesia que de proteger a los niños.

Cuatro obispos han presentado su dimisión y por ahora el Papa sólo ha aceptado una. El grupo de víctimas One in Four ha pedido la renuncia de los otros obispos de Irlanda implicados en la "cultura de encubrimiento".

El Papa enviará una carta al pueblo irlandés, el primer documento papal dedicado exclusivamente a la pedofilia, durante la Cuaresma, que comienza el miércoles y termina en Pascua, el 4 de abril, dijo un portavoz.

Varias asociaciones de víctimas han declarado que pedirán una compensación económica, lo que podría desatar una crisis financiera en la Iglesia irlandesa.

El informe Murphy indicó que el importante papel de la Iglesia en la vida irlandesa es una de las razones por las que se permitió el abuso.

Un sacerdote ha admitido haber abusado de más de 100 niños. Otro dijo que abusó de niños cada dos semanas durante 25 años.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad