Martes, 16 de Febrero de 2010

Los nuevos medios ayudan a combatir la represión, según el CPJ

Reuters ·16/02/2010 - 11:23h

Un incremento en el número de periodistas y 'freelance' en Internet ha hecho que la prensa sea más vulnerable a la represión, pero los nuevos medios de comunicación también contribuyen a elevar la concienciación por este tipo de ataques, dijo un grupo defensor el martes.

El Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, dijo en su informe anual, presentado en una rueda de prensa en Tokio, que los 'freelance' y reporteros locales se enfrentaban a un mayor riesgo ante los dictadores, gobiernos represivos y grupos guerrilleros porque no tenían organizaciones de periodistas que les protegieran.

Sin embargo, los blogs, portales de redes sociales y otras nuevas formas de comunicación han ayudado también a luchar contra la censura, aunque había excepciones como en China.

Alertas de correo electrónico, peticiones de Facebook y entradas en blogs ayudaban a incrementar la visualización de periodistas presos en Irán tras las acciones llevadas a cabo en los medios de comunicación después del resultado de las elecciones presidenciales del pasado junio, dijo el CPJ.

Esa presión internacional ayudó a la liberación de periodistas de alto nivel como el corresponsal del Newsweek Maziar Bahari y la 'freelance' Roxana Saberi.

"Cuando llegas a una masa crítica, cuando tienes una blogosfera concurrida o consigues que la gente responda en Twitter, o logras que la gente firme peticiones y pase información en redes sociales, entonces consigues que los medios lo cubran y puedes construir un sentimiento general y puedes influir en los gobiernos'', dijo el director ejecutivo de CPJ, Joel Simon, en una rueda de prensa.

Pero los defensores de la libertad de los medios de comunicación se topaban con obstáculos en China, donde el CPJ dijo que la dura censura en Internet impedía el acceso a la información.

"La tecnología de censura está creciendo y haciéndose tan sofisticada en China, que los ciudadanos locales que están interesados en saber algo sobre los encarcelamientos o sobre otras infracciones lo tienen aún más difícil para que contacten con nosotros, con sus colegas en el extranjero, con los medios de comunicación'', dijo Madeline Earp, del programa asiático de CPJ, en la rueda de prensa.

Google, el mayor buscador del mundo, amenazó el mes pasado con cerrar su portal en China y abandonar el país, citando ciberataques y la dura censura.

Pero Earp dijo que los blogueros en China no habían renunciado a hacer frente a la censura de las autoridades informativas.

"Siempre es un objetivo en movimiento, aquello con lo que van a salir próximamente para tratar de frenar la conversación', dijo.

"Pero son las autoridades las que son... agresivas. Y es la gente de a pie la que reacciona a ello y piensa, bueno, todavía queremos saber la verdad, ¿cuál va a ser nuestro próximo movimiento?