Martes, 16 de Febrero de 2010

El rápido circuito de Whistler, de nuevo en el punto de mira

Reuters ·16/02/2010 - 07:56h

Toda la fuerza de los deportistas en el circuito de deslizamiento del complejo olímpico de Whistler volvió a desatarse por primera vez desde que el georgiano Nodar Kumaritashvili falleciera el viernes en un accidente.

Competidores entrenando para pruebas de skeleton que tendrán lugar el jueves y viernes se lanzaron a toda velocidad por el recorrido de 1.450 metros, alcanzando velocidades de 143 kilómetros por hora en la curva 16, donde Kumaritashvili perdió el control y voló hasta golpearse con un pilar metálico.

"He tenido algunos ejercicios allí en los que terminé como si hubiera sido atacado por un puma", dijo a periodistas la deportista canadiense Michelle Kelly. "Todo el circuito es desafiante, pero eso es lo que me gusta de esto", agregó.

La británica Shelley Rudman, medallista de plata en los Juegos de Turín 2006 y principal rival de la favorita canadiense Mellisa Hollingsworth en Vancouver, no muestra temor ante las 16 curvas.

"El COI (Comité Olímpico Internacional) y el VANOC (comité organizador de los Juegos) han hecho todo lo que pueden para crear una atmósfera segura. Hay accidentes de coche todos los días, pero ¿significa eso que no me subiré más a mi coche?", declaró la británica a Reuters.

El circuito de Whistler, conocido como el más veloz del mundo, ha sido criticado desde el fatal accidente del georgiano.

El domingo se utilizó un punto de salida más bajo en la carrera masculina de luge, y las aspirantes a medalla en el evento femenino y el doble saldrán desde el lugar en que lo hacen en la categoría junior, una decisión que generó desdén entre las principales deportistas alemanas.

Sin embargo, el skeleton y el bobsleigh implican la necesidad de que el punto de partida esté en lo alto de la pista.

"Francamente, el luge no tiene nada que ver con el bobsleigh y el skeleton. Los deportes son totalmente diferentes. Pueden suceder cosas raras en cualquier momento", remarcó el lunes Don Krone, portavoz de la Federación Internacional de Bobsleigh (FITB, por su sigla en inglés).

"Es un deporte peligroso, no lo olviden. Se viaja a velocidades increíbles, pero los deportistas con los que he hablado parecen más nerviosos porque están en los Juegos que por el circuito", añadió.

Hollingsworth, que alguna vez dijo tener miedo de morir en el circuito de Whistler, fue la más rápida en las dos sesiones femeninas de entrenamiento llevadas a cabo el lunes, mientras que el canadiense Jon Montgomery marcó el ritmo entre los hombres.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad