Martes, 16 de Febrero de 2010

Gallardón niega que la liberalización del suelo de Aznar tenga que ver con la crisis

"El problema es que muchos ciudadanos invirtieron sus ahorros, y lo que no tenían, pero no la calificación del suelo", dice

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·16/02/2010 - 00:35h

Gallardón y Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, eximió al Partido Popular de cualquier responsabilidad en esta crisis a través de la crisis inmobiliaria, ya que, según él, durante el mandato de Aznar "no se liberalizó todo el suelo" y "el problema inmobiliario no es que exista una sobreoferta de suelo".

"El problema es que muchos ciudadanos invirtieron sus ahorros, y lo que no tenían, en productos inmobiliarios para conseguir rentabilidad", aseguró en una entrevista en CNN+. 

"Y ése fue el error, pero no la calificación del suelo, porque la oferta siempre estará ahí. La localización de los ahorros de las familias en el sector inmobiliario porque se les prometían plusvalías permanentes es un error colectivo", zanjó.

Además, recordó que pese a las tímidas advertencias de "algunos", las empresas que ofrecían esos productos que ahora se vienen a llamar 'tóxicos' "tenían calificaciones favorables de los mercados".

"Pero el hecho de que se cometiese aquel error no es el único origen de la crisis de hoy. Las medidas del Gobierno, adoptadas a tiempo, hubiesen conseguido, como en otros países, superar la crisis", concluyó.

"Zapatero tiene un problema de análisis de la realidad"

Por otro lado, el alcalde de Madrid señaló que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene un problema de "análisis de la realidad", que tiene un "voluntarismo que muchas veces le impide constatar que la realidad no es como le gustaría" y que le falta "capacidad de rectificación de los errores".

"A Zapatero le falta capacidad de rectificación de los errores"

El primer edil admitió que no le gustan las políticas de Zapatero, y consideró que "lo más importante no es equivocarse", lo que sucede a "todos, y cuanto más se gobierna y más responsabilidades se tienen más"; sino que lo más importante es "tener la inteligencia de rectificar".

"Zapatero se ha equivocado en medidas muy importantes, en análisis que no ha hecho. Y esa falta de capacidad de rectificación me hace contestar que Zapatero no me inspira confianza como gobernante capaz de resolver la crisis", concluyó el regidor madrileño, para quien una señal clara de lo "preocupante" de la coyuntura actual es que "otras economías ya han salido de la recesión y generan riqueza y puestos de trabajo".

Para él, esos gobernantes han "acertado en el diagnóstico y en las medidas a aplicar", mientras en España "las políticas no están siendo rectificadas por el Gobierno" cuando "con toda humildad deberían aplicar una política distinta".

Pacto, si hay rectificación

Por eso, "a España le interesa tener una política que resuelva los problemas, pero también tener una alternativa". "Una Democracia necesita un Gobierno y una alternativa. Los ciudadanos deben saber que, frente a una política que falla, hay una opción distinta", consideró.

"El PP no puede renunciar a un programa distinto del que se considera como equivocado"

Así, a su parecer "un pacto para resolver un problema que no ha podido resolver el Gobierno sería positivo, pero haría falta una rectificación" del Ejecutivo de Zapatero, ya que "no ha alcanzado el objetivo" que estipula su función del poder ejecutivo.

"Si el Gobierno plantea un pacto, no es sólo que tendrá el apoyo del PP, sino que recibirá también el aplauso de muchos españoles, pero no sería bueno que la alternativa, que es el PP, renuncie a un programa distinto del que se constata como equivocado, porque provocaría una desilusión en los ciudadanos y en los mercados internacionales", explicó.

Además, negó que el PP esté esperando un desastre para conseguir réditos políticos, y avanzó que el miércoles "habrá un debate muy importante en el Congreso donde Rajoy no sólo hará una crítica sino que dirá lo que, a juicio no de una mayoría parlamentaria pero sí sociológica, se debería hacer".

"Rajoy ofrecerá otra vez ayuda"

"(Rajoy) dará una oportunidad al Gobierno de iniciar una rectificación y le ofrecerá ayuda, que se ha ofrecido muchas veces esta legislatura y hasta la fecha no la ha aceptado. Y no está en el ánimo de ningún dirigente del PP conseguir ni un solo voto por un deterioro de la situación económica de España, y más si eso significa la pérdida de puestos de trabajo", añadió.

"Rajoy saben cuáles son las personas, las medidas y los sacrificios"

En este sentido, aseguró que "Rajoy sabe quiénes son las personas, las medidas, y cuáles tienen que ser los sacrificios que debe adoptar un país para salir de una situación como ésta", y apeló al 'milagro español' propiciado durante la Presidencia de José María Aznar para respaldar la capacidad de los 'populares' de gestar una recuperación económica.

"Creo que este partido ha demostrado que en épocas muy difíciles, como en 1996 cuando todos decían que era imposible cumplir con los criterios de Maastricht, cuando se pidió ese sacrificio con medidas muy impopulares, el Gobierno del PP presidido por Aznar tuvo la autoridad para hacerlo", recordó.

Sin embargo, Zapatero "no ha tenido la sinceridad de decir a los españoles la gravedad de la situación, ni de convocarles a un esfuerzo por el que probablemente hubiesen protestado muchos pero hubiesen aceptado por la verdad que se les revelaba".

"Y el PP se equivocará, como todos, pero nunca tendremos un informe en la mesa del Consejo de Ministros y no lo trasladaremos a la opinión pública", aseguró, en relación a las negativas del Gobierno sobre la existencia de la crisis antes de las elecciones de 2008.