Lunes, 15 de Febrero de 2010

El Tenerife se vuelve práctico

Un gol de Nino tumba al Mallorca y da el primer triunfo tras ocho jornadas

MARCOS PERERA ·15/02/2010 - 23:12h

EFE - El delantero del Mallorca Aritz Aduriz salta a rematar un balón ante la oposición de la defensa del Tenerife.

El Tenerife sacó anoche de los puestos de Liga de Campeones al Mallorca en un ejercicio de oficio que reinauguró los lunes de fútbol en la Liga BBVA. La proximidad de una de las noches grandes del carnaval chicharrero evitó un ambiente desangelado en las gradas, aunque el fútbol alegre faltó a la cita sobre el verde. La sociedad Alfaro-Nino, clave en la historia reciente del club blanquiazul (50 goles entre los dos el año pasado), salió por fin de la dura penitencia en la que andaba perdida para resolver un partido espeso y reconciliar a los suyos con la victoria ocho jornadas después.

Cosas del fútbol, el Tenerife, que salió hecho un flan, jamás había hecho este curso tan pocos méritos para marcar. Es lo que tiene sentir el aliento de la Segunda en el cogote. Seriamente tocado tras su sequía reciente de puntos y, sobre todo, cansado de firmar exhibiciones de buen fútbol, tan plásticas como inútiles, el grupo de Oltra se volvió ayer más práctico que nunca para cambiar su tradicional salida explosiva como anfitrión por una más eficaz.

Nino marcó en el 13 en posición dudosa (lo protestaron mucho los jugadores del Mallorca, incluso cuando acabó el partido), tras un pase al hueco de Alfaro en una jugada aislada. A partir de ahí, el equipo canario juntó líneas y anuló a un Mallorca voluntarioso y muy físico, pero sin chispa en los últimos metros.

Por primera vez en mucho tiempo, el Tenerife leyó el encuentro con la picaresca de la que había adolecido desde su regreso a Primera. No había tiempo para florituras. Sólo para ganar. El plan, poco vistoso pero efectivo, fue minando la moral de los baleares.

Fuera de la Champions

El encuentro creció trabado y el Tenerife tiró de carácter para recordarle al Mallorca su triste bagaje fuera de Son Moix. Dos paradones de Sergio Aragoneses a disparos de Mario Suárez y Martí y el buen hacer de la línea defensiva de los locales hicieron el resto para que los de Oltra agarrarán el triunfo como una bombona de oxígeno, un respiro más que necesario para no hundirse en los sótanos de la tabla. Y sacar al Mallorca de la Champions.