Martes, 16 de Febrero de 2010

Microsoft cambia de estrategia en el móvil

La compañía presenta su nuevo software para terminales y forma una alianza con fabricantes que crearán dispositivos exclusivos para Windows Phone 7 Series // El gigante del software está perdiendo cuota de mercado frente a Google y Apple

ANA TUDELA ·16/02/2010 - 08:00h

AP - El consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, durante la presentación que realizó ayer en Barcelona.

Microsoft tiene miedo. El terrateniente de los sistemas operativos para PC (donde su Windows manda en 9 de cada 10 ordenadores) pierde puestos en picado en la telefonía móvil en favor de compañías recién llegadas al sector como Google y Apple: su cuota de mercado ha caído a la cuarta posición, con un 7,9% de cuota con Windows Mobile. Apple, que sólo tiene un teléfono, el iPhone, tiene un 17%. Y Android, el sistema de Goo-gle, cuenta ya con un 3,5% del mercado, a pesar de ser el más reciente.

Y es que el gigante al que las autoridades de Competencia tienen que vigilar constantemente para que no abuse de su posición de dominio en el mundo fijo ve cómo le comen terreno en uno de los negocios con mayor potencial para las próximas décadas: los móviles inteligentes y dispositivos con conexión a Internet. Por eso ha decidido reinventarse con el lanzamiento de Windows Phone 7 Series, el software que ha sellado la sentencia de muerte de lo que ha sido hasta hoy el mundo de Windows Mobile, y que verá la luz en los primeros terminales para la Navidad de 2010.

Los fabricantes son LG, Samsung, Sony-Ericsson HTC o HP

La firma fundada por Bill Gates presentó ayer su nueva criatura en Barcelona, en el congreso mundial de telefonía móvil (Mobile World Congress), donde Steve Ballmer, consejero delegado de la compañía de Redmond, cantó sobre el escenario las bondades de su idea y, sobre todo, contó que Microsoft no estará solo en su cruzada. No podría.

Microsoft ha sacado el anillo de poder para atraer a todo el que tiene algo que decir en este negocio y no se llama Apple, ni Google, ni tiene un sistema operativo propio para el móvil como es el caso de la finlandesa Nokia con Symbian. Por el momento, LG, Samsung, HTC, HP, Dell, Garmin-Asus y Sony-Ericsson diseñarán terminales preparados para llevar en las tripas el nuevo software de Microsoft, que entre otras cosas cruzará con el móvil las experiencias on-line de la consola Xbox y su abanico de juegos y la plataforma de vídeo y música Zune.

"Compartan algo de mi excitación", pidió Ballmer a los más de 300 periodistas que pudieron verlo en directo y a los 300 más que tuvieron que escucharlo en pantallas de televisión por haberse desbordado todas las expectativas de aforo.

Los primeros dispositivos llegarán en Navidad

"En un mercado plagado de teléfonos que parecen iguales y hacen las mismas cosas, reté a mi equipo a que desarrollase una experiencia móvil diferente", añadió. Y el intento no es malo, pero 7 Series se parece bastante a lo que están intentando hacer todas las compañías, ya sean fabricantes u operadoras: una interfaz de usuario que permita un acceso sencillo a todo lo que los consumidores han demostrado que les interesa; es decir, las relaciones personales (redes sociales, correo electrónico, chat, etc); álbumes de fotografías personales, juegos, música y tienda de aplicaciones, a lo que añaden los programas de Office para móvil.

Acceso a Bing

Microsoft, además, no va a perder la oportunidad de lograr que su alianza mundial le permita hacer crecer su buscador Bing a costa del todopoderoso buscador de Google. Por eso, entre las condiciones impuestas a los fabricantes se incluye que cualquier teléfono que integre el Windows Phone 7 Series lleve un botón específico que dé acceso directo a Bing.

El software se parece bastante al del resto de compañías

Si algo va a marcar este congreso de móvil de Barcelona es la sensación de movimientos defensivos que están dando los grandes protagonistas del sector. Ayer se dio también a conocer que 24 operadoras de telefonía de todo el mundo han formado una comunidad con la intención de contar con una única plataforma abierta para el desarrollo de aplicaciones para telefonía móvil.

El enemigo contra el que se unen las operadoras vuelve a ser el mismo que ha hecho que Microsoft busque una alianza en los sistemas operativos para móviles: Apple y su invento, el iPhone. La firma de la manzana inventó el concepto de tienda de aplicaciones para su teléfono, lanzado en Estados Unidos en el verano de 2007, y a principios de este ejercicio contaba ya con 3.000 millones de programas descargados por los usuarios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad